INICIATIVA DE COHERENCIA GLOBAL

Todas las entradas en la categoría INICIATIVA DE COHERENCIA GLOBAL

DESVANECE LAS CICATRICES Y LAS ESTRÍAS DE CUALQUIER PARTE DE TU CUERPO EN MENOS DE UN MES CON ESTA RECETA CASERA!!!

Publicado 24 febrero, 2017 por Ana Maria Peña

La mayoría de las veces, cuando se utilizan productos químicos para deshacerse del acne se podría terminar con cicatrices y moretones después del tratamiento.

Así que la mejor cosa que se puede hacer para el problema con el acné son soluciones naturales.

Si tienes manchas en la cara debido al acné y las espinillas, la piel llena de arrugas, con el uso regular de esta excelente mascarilla hará maravillas para usted.

Cada ingrediente de esta mascarilla tiene una acción específica y enfocada. Esta mascarilla en realidad funciona muy refrescante y deja la piel muy suave y lisa, por lo que no tiene que preocuparte por la sensación de hormigueo que provoca, por lo que desaparecera en 5 minutos.

Ingredientes:

1 cdta. de jugo de limón fresco;
1 cdta. de la miel;
½ cdta. de nuez moscada;
½ cdta. de canela.

Cómo prepararla:

Hacer una pasta con la mezcla de todos los ingredientes. Aplicar sobre el rostro, evitando el área alrededor de los ojos y dejarla actuar durante unos 30 minutos o por lo menos 10 minutos si encuentras una sensación de ardor difícil de soportar., Este hormigueo se calmará en 5 minutos. Enjuaga bien con agua tibia y después aplica una crema para la cara.

Nota: en caso de tener una piel sensible, entonces diluir o omitir el limón. Usted puede agregar un poco de miel para que la mezcla se espese.

No se recomienda utilizar esta mascarilla las personas que sufren de telangiectasias, rosácea y otras enfermedades de la piel ya que la miel va a dilatar los vasos sanguíneos.

Como sustituto de la miel, puedes usar arcilla verde. Vas a tener que agitar la mezcla en la misma proporción con el resto de los ingredientes y diluirla con agua a la textura deseada.

Fuente:https://portalnatural.net/desvanece-las-cicatrices-y-las-estrias-de-cualquier-parte-de-tu-cuerpo-en-menos-de-un-mes-con-esta-receta-casera

Las innovaciones que cambiarán el mundo en una década

Publicado 14 febrero, 2017 por Ana Maria Peña

No es fácil imaginar el futuro. Sin embargo, algunos expertos conocen la dirección que ha tomado la investigación de vanguardia, hacia dónde se encaminan sus campos de conocimiento, en qué ideas se están invirtiendo los recursos. Eso les ayuda a suponer qué ocurrirá en estos ámbitos a medio plazo. Es lo que ha hecho la división científica de la consultora Thomson, aprovechar el conocimiento de cientos de investigadores por todo el mundo para identificar cuáles serán los cambios que estarán cambiando las cosas dentro de una década. Las diez innovaciones que habrán aterrizado en 2025 en el ámbito de la medicina, la energía, la tecnología, la alimentación, el transporte y la industria. 









La terapia nutricional contra enfermedades genéticas

Publicado 13 febrero, 2017 por Ana Maria Peña

Por el Dr. Héctor E. Solórzano del Río
Profesor de Farmacología del CUCS de la Universidad de Guadalajara y Presidente de la Sociedad Médica de Investigaciones Enzimáticas, A.C.

Los médicos que estamos nutricionalmente orientados hemos descrito algunas veces el uso de los complementos alimenticios como “terapia precursora”. Una de las razones es proveer grandes cantidades de los ladrillos bioquímicos enzimáticos para incrementar su actividad biológica, lo cual a su vez promueve una salud sólida.

En un artículo nuevo, el Dr. Bruce N Ames de la Universidad de California en Berkeley y uno de los biólogos celulares más respetados del mundo, ha tomado el concepto de ” terapia precursora” un paso más adelante. En la revista llamada en inglés American Journal of Clinical Nutrition, el Dr. Ames describió el uso de las vitaminas de alta potencia y otros complementos en el tratamiento de más de 50 enfermedades — incluyendo problemas cardiacos, cáncer, la enfermedad de Alzheimer, migrañas y la intolerancia al alcohol — causadas por defectos genéticos (Ames BN, Elson Schwab H, Silver EA. High-dose vitamin therapy stimulates variant enzymes with decreased coenzyme binding affinity (increased Km): relevance to genetic disease and polymorphisms. American Journal of Clinical Nutrition, 2002;75:616-658).

El Dr. Ames pronostica con optimismo una nueva era médica en la cual los médicos evaluarán las debilidades genéticas individuales de sus pacientes, entonces prescribirán complementos alimenticios específicos para compensar esas debilidades. Al suministrar altas dosis de los nutrimientos requeridos, se elevan las concentraciones de los cofactores tisulares y por ello se incrementa la actividad de la enzima defectuosa.
De acuerdo al Dr. Ames, un tercio de las mutaciones genéticas o sitios dañados en los genes reducen la afinidad de enlace de las enzimas a las coenzimas o substratos dependientes de vitaminas. Esto quiere decir que una mutación corre un alto riesgo de prevenir que una enzima se enlace con su vitamina requerida u otro nutrimento. Como consecuencia, la actividad enzimática se hace lenta, las reacciones bioquímicas esenciales fallan y aumenta el riesgo de enfermedades.

Algunos de los defectos genéticos conocidos como polimorfismos, pueden ser innatos o pueden estar causados por un daño a los genes por radicales libres relacionados con la edad.

En este artículo, el investigador se enfoca en algunos nutrimientos como el complejo B, la vitamina D, la vitamina E, la vitamina K, el ácido alfalipóico y la carnitina.

Por ejemplo, un defecto en cómo procesa el cuerpo a la vitamina B-2 y el ácido fólico afecta del 10 al 20 % de la población, lo cual puede aumentar el riesgo de migraña, malformaciones congénitas y enfermedad cardiaca coronaria. Grandes dosis de complementos nutricionales pueden aumentar la cantidad de cofactores enzimáticos y prevenir o revertir el problema.

Similarmente se ha demostrado que grandes cantidades de la vitamina B-6 son útiles en el tratamiento de la ansiedad, la hostilidad y la depresión. Esta vitamina se requiere para la producción corporal de muchos neurotransmisores — los químicos de la comunicación cerebral — y los complementos pueden incrementar la producción de serotonina, un neurotransmisor que frecuentemente se encuentra bajo en las gentes que sufren de depresión y otros trastornos psiquiátricos.

Un caso muy interesante, fue cuando Lucille Hurley encontró que cuando se hacían deficientes en manganeso a ratonas embarazadas, tenían productos con ataxia. En alguna ocasión tuvo un grupo de ratones que eran congénitamente atáxicos. Se le ocurrió administrarle a las ratonas embarazadas grandes cantidades de manganeso. El resultado de esto fue que la descendencia no fue atáxica. Con este experimento se pudo demostrar que un defecto genético (el cual es un defecto enzimático) no necesariamente se va a manifestar. Para lograrlo, debemos de manipular el medio ambiente nutricional para compensar ese defecto.

En conclusión, las terapias nutricionales de altas dosis han sido eficaces para mejorar cerca de 50 enfermedades genéticas. Los ejemplos discutidos en la publicación son para representar sólo una pequeña fracción del número total de enzimas defectuosas que responderían a la terapéutica bioquímica nutricional.

4 Maneras de mantener la calma cuando tu hijo no te obedece

Publicado 22 enero, 2017 por Ana Maria Peña

«Mi hijo es el niño más caprichoso y desobediente del mundo», tal vez este tipo de pensamiento se le ocurre a cada padre. Y cuando todo sale mal y es difícil controlar al niño, o varios niños, todos los consejos de los psicólogos se esfuman de la cabeza.

Genial.guru te invita a conocer cuál es el motivo de la mayoría de los problemas con los hijos y conocer 4 maneras de cómo luchar contra el monstruo de la desobediencia infantil.

1. Inventa un enfoque especial, el juego es la clave

Problema. Cuando un hijo hace todo a su manera y va en contra de las reglas establecidas por sus padres, es completamente normal. Lo anormal es si esto se ha vuelto una costumbre. Tal vez el motivo sea que el niño no te escuche o simplemente se lo explicas en un lenguaje que no comprende.

Solución. Supongamos que tu hijo sistemáticamente tira la basura afuera del bote. Enséñale «la técnica de los espías secretos» para hacerlo correctamente y la próxima vez invita a tu hijo a que tire la basura al estilo de «los espías».

2. Explícale que pasas por un momento difícil, dialoga

Problema. A menudo sucede que, como consecuencia de la falta de sueño u otro tipo de problemas de la vida, simplemente no tienes fuerzas para jugar o calmar a tu hijo, lo cual provoca enojo e irritación hacia el pequeño travieso.

Solución. Dale a entender a tu pequeño que no le puedes prestar atención porque estás pasando por una situación difícil y que dentro de un pequeño lapso de tiempo esto pasará. Tu hijo ya no te estará molestando porque no es él quien tiene que cambiar sino las circunstancias.

3. Recuerda cómo eras tú en tu infancia, ten paciencia

Problema. Tal vez hay algo que te irrita mucho en la comunicación con tu hijo: cambiarle la ropa, peinarlo, ciertos gestos o patrones de conducta.

Solución. Si te molesta que tu hijo se ponga caprichoso a la hora de peinarlo o bañarlo, recuerda aquellos tiempos cuando tu mamá, que se dedicaba a esto, te hacía llorar también. Al ver este problema de un lado, empezarás a tomarlo con más paciencia e incluso, con humor.

4. Ponte de acuerdo con tu media naranja

Problema. Cuando tienes situaciones de estrés, se te está haciendo tarde, la comida en la estufa está a punto de quemarse, alguien te está llamando por teléfono y, para el colmo, todo esto sucede 5 minutos antes de salir de la casa o cuando te distraes un minuto… descargas tu enojo en tus hijos.

Solución. En estos casos es importante que recuerdes a tu familia. ¿El padre de la familia, que en esos momentos duerme tranquilamente sin importarle los gritos infantiles, no te provoca una sonrisa de «ternura»? Habla con tu marido acerca de cómo distribuir mejor las tareas del hogar y cómo actuar en este tipo de situaciones juntos.

Es importante recordar que no debes permitir que en la conciencia del pequeño se siembre la idea de que él es el motivo de todas las desgracias que suceden en el hogar, y entonces entre padres e hijos reinará un entendimiento mutuo. Pero para conseguirlo debes tener paciencia, actuar con serenidad y perseverar; cuando menos te lo esperes, todo en tu hogar funcionará como un relojito.

Foto de portada 20th Century Fox
Fuente del material mel.fm

La gran mentira del colesterol

Publicado 20 enero, 2017 por Ana Maria Peña

“Nosotros los médicos, con toda nuestra formación, conocimientos y autoridad, a menudo adquirimos un gran ego que nos hace difícil admitir que estamos equivocados. Así que, aquí está. Admito estar equivocado. Como cirujano cardíaco con 25 años de experiencia, con más de 5000 cirugías realizadas a corazón abierto, hoy ha llegado el momento de reparar el daño con hechos médicos y científicos.”

Durante muchos años me capacité con otros médicos etiquetados como “formadores de opinión”. Bombardeados con literatura científica, asistiendo de forma continua a seminarios, los creadores de opinión hemos insistido en que las enfermedades del corazón son el resultado del simple hecho de tener niveles de colesterol muy elevados en la sangre.

La única terapia aceptada era prescribir medicamentos para bajar el colesterol y una dieta muy restringida en grasas. Insistimos que esto último sin duda disminuiría el colesterol y las enfermedades cardíacas. Cualquier desviación de estas recomendaciones se consideraba una herejía y podía resultar en una mala práctica médica.

¡No está funcionando!

Estas recomendaciones ya no son ni científicamente ni moralmente defendibles. El descubrimiento hace unos años atrás de que la inflamación en la pared arterial es la causa real de la enfermedad cardíaca,
está dando lugar lentamente a un cambio de paradigma en cómo se tratarán las enfermedades cardíacas y otras dolencias crónicas.

Las recomendaciones dietéticas establecidas desde hace mucho tiempo han creado epidemias de obesidad y de diabetes, consecuencias que empequeñecen cualquier otra plaga en la historia en términos de mortalidad, sufrimiento humano y de graves consecuencias económicas.

A pesar de que el 25% de la población toma costosos medicamentos a base de estatinas, y a pesar del hecho de que hemos reducido la cantidad de grasa presente en nuestra dieta, más personas morirán por enfermedades que afectan al corazón.

Las estadísticas de la American Heart Association indican que 75 millones de estadounidenses sufren enfermedades cardíacas, que 20 millones padecen diabetes y 57 millones pre-diabetes. Estos trastornos están afectando cada vez a personas más jóvenes, en mayor número cada año.

En pocas palabras, sin inflamación en el cuerpo, no es posible que se acumule colesterol en las paredes de los vasos sanguíneos y se causen enfermedades cardíacas y ataques. Sin inflamación, el colesterol se mueve libremente por todo el cuerpo. Es la inflamación lo que hace que el colesterol quede atrapado.

La inflamación no es complicada- se trata simplemente de una reacción natural del cuerpo ante invasores extraños tales como bacterias, toxinas o virus. El ciclo de la inflamación es una forma de proteger al cuerpo ante invasores bacterianos y virales. Sin embargo, si exponemos al organismo de forma crónica a daños por toxinas o alimentos que el cuerpo humano no está diseñado para procesar, ocurre una condición llamada inflamación crónica.

¿Qué persona sensata se expondría de forma intencionada y en repetidas ocasiones a alimentos u otras sustancias que sabe que causan daño corporal? Bueno, quizás los fumadores, pero al toman esa decisión de manera voluntaria.

El resto nos limitamos a seguir la dieta recomendada que es baja en grasas y alta en grasas poliinsaturadas y carbohidratos, sin saber que estamos causando repetidos daños a nuestros vasos sanguíneos. Esta agresión repetida produce una inflamación crónica que conduce a la enfermedad cardíaca, a los accidentes cerebrovasculares, a la diabetes y la obesidad.

Permítanme repetir eso: la lesión e inflamación de nuestros vasos sanguíneos está causada por una dieta baja en grasas, algo recomendado durante años por la medicina convencional.

¿Cuáles son los mayores culpables de la inflamación crónica? En pocas palabras, la sobrecarga de hidratos de carbono simples y procesados (azúcar, harina y todos los productos derivados) y el exceso de consumo de aceites vegetales con omega-6, tales como aceites de soja, maíz y girasol que se encuentran presentes en muchos alimentos procesados.

Visualiza lo siguiente: un cepillo duro que se frota repetidamente sobre la piel hasta que ésta se enrojece y casi sangra. Mantienes esto varias veces al día, diariamente durante 5 años. Si pudieses tolerar este cepillado doloroso, se produciría sangrado, hinchazón de la zona infectada que cada vez sería peor a medida que repite la agresión. Esta es una buena forma de visualizar el proceso inflamatorio que podría estar pasando en tu cuerpo ahora mismo.

Independiente de dónde se produzca el proceso inflamatorio, bien interna o externamente, es lo mismo. He observado el interior de miles y miles de arterias. Una arteria enferma se ve como si alguien hubiese cogido un cepillo y lo hubiese frotado varias veces contra las paredes. Varias veces al día, todos los días, los alimentos que comemos producen pequeñas lesiones, sobre las que se producen otras, causando que el cuerpo responda de forma continua con inflamación.

A pesar de que resulta tentador el sabor de unos pasteles, nuestros cuerpos responden de forma alarmante, como si un invasor extraño llegara declarando la guerra. Los alimentos cargados con azúcar y carbohidratos simples, o procesados con omega-6 para una mayor vida útil han sido uno de los pilares de la dieta norteamericana oir seis décadas. Estos alimentos han estado envenenando lentamente a todos.

¿Cómo comiendo un simple dulce produce una cascada inflamatoria que hace que te enfermes?

Imagínate derramando miel en tu teclado y tienes una representación visual de lo que ocurre dentro de la célula. Cuando consumimos hidratos de carbono simples tales como el azúcar, los niveles de azúcar en la sangre se elevan rápidamente. Como respuesta, el páncreas secreta insulina, cuya misión principal es que el azúcar ingrese a todas las células donde se almacena para energía. Si la célula está llena y no necesita glucosa, es rechazada para evitar una disfunción de los procesos que se llevan a cabo en su interior.

Cuando tus células rechazan el exceso de glucosa, se elevan los niveles de azúcar en sangre produciendo más insulina, y la glucosa se almacena en forma de grasa.

¿Qué tiene que ver todo esto con la inflamación? La cantidad de azúcar en sangre es controlada en unos rangos muy estrechos. Las moléculas de azúcar extras se unen a una variedad de proteínas que lesionan las paredes de los vasos sanguíneos. Esta lesión repetida de las paredes de los vasos sanguíneos desencadena la inflamación. Cuando sube tu nivel de azúcar en sangre varias veces al día, todos los días, es como frotar con papel de lija el delicado interior de tus vasos sanguíneos.

Si bien no puede observarlo, puedes estar seguro de que ocurre así. Lo ví en más de 5000 pacientes sometidos a cirugía durante los 25 años que llevo ejerciendo. Todos ellos tenían un denominador común: la inflamación de las arterias.

Volvamos al asunto de los pasteles. Ese producto de inocente aspecto, no sólo contiene azúcar, sino que también está elaborados con ácidos grasos omega-6, tales como los provenientes de la soja. Las patatas fritas se fríen con aceite de soja; muchos alimentos procesados se fabrican con ácidos grasos omega-6 para que tengan más larga duración. Mientras que las grasas omega-6 son esenciales- son parte de la membrana celular controlando lo que entra y sale de la célula- deben estar en equilibrio con los omega-3.

Si este equilibrio se rompe por el consumo excesivo de ácidos grasos omega-6, la membrana de la célula produce unas sustancias químicas denominadas citoquinas, que causan directamente inflamación.

Hoy en día, la dieta tipo Americana suele producir un desequilibrio muy grande entre estos dos tipos de ácidos grasos. La relación de desequilibrio puede estar en torno a 15:1, o incluso a 30:1 en favor de los ácidos grasos omega-6. Esta es una enorme cantidad de citoquinas causando inflamación. En el ambiente alimenticio de hoy, una proporción de 3:1 sería óptimo y saludable.

Para empeorar aún más las cosas, el sobrepeso que estás acarreando por comer estas comidas produce una sobrecarga de células grasas que vierten grandes cantidades de productos químicos pro-inflamatorios, lo que se suma a las lesiones causadas por los altos niveles de azúcar en sangre. El proceso que comenzó con un pastel se convierte en un círculo vicioso que con el tiempo generaenfermedades cardíacas, hipertensión arterial, diabetes, y por último, Alzheimer, si el proceso inflamatorio continúa.

No se escapar del hecho de que cuanto más alimentos procesados consumimos, más se dispara la inflamación poco a poco cada día. El cuerpo humano no puede procesar, ni fue diseñado para consumir, alimentos envasados con azúcar y remojados en ácidos grasos omega-6.

No hay otra solución para disminuir la inflamación que consumir alimentos lo más cercano posible a su estado natural. Para reconstruir músculos, consume más proteínas. Elige carbohidratos complejos, tales como los presentes en coloridas frutas, verduras. Reduce o elimina el consumo de los ácidos grasos omega-6 que causan inflamación, tales como el aceite de maíz y soja, y los alimentos procesados que se han elaborado con estos aceites.

Una cucharada de aceite de maíz contiene 7,280 mg de ácidos grasos omega-6; la soja 6,949 mg. En vez de eso, utiliza aceite de oliva o mantequilla, procedente de animales alimentados con pasto.

Las grasas animales contienen menos del 20% de omega-6 y son mucho menos propensas a producir inflamación que los aceites poliinsaturados, supuestamente saludables. Olvida la “ciencia” que te han metido en la cabeza por décadas. La ciencia que las grasas saturada por sí solas producen enfermedades cardíacas no es cierto. La ciencia que las grasas saturadas aumentan el colesterol es también muy débil. Desde que sabemos que el colesterol no es la causa de enfermedades cardíacas, la preocupación por las grasas saturadas es aún más absurda hoy en día.

La teoría del colesterol llevó a recomendar alimentos sin o con poca grasa, lo que trajo consigo la creación de los alimentos que están causando esta epidemia de inflamación. La medicina convencional cometió un tremendo error cuando aconsejó a la gente que evitara las grasas saturadas en favor de los alimentos ricos en ácidos grasos omega-6. Ahora tenemos una epidemia de inflamación arterial, la que conduce a enfermedad cardíaca y otros asesinos silenciosos.

Lo que puedes hacer es elegir alimentos no elaborados. Eliminando los alimentos que producen inflamación y añadiendo los nutrientes esenciales presentes en los alimentos frescos no procesados, revertirás años de daño en tus arterias y en todo su cuerpo casuado por el consumo de la típica dieta americana.

Dr. Dwight Lundell es jefe del Servicio de Cirugía Coronaria en el Banner Heart Hospital, Mesa, AZ. Recientemente dejó la cirugía para centrarse en el tratamiento nutricional de las enfermedades cardíacas. Es el fundador de Healthy Humans Foundation, que promueve la salud humana mediante un enfoque que ayude a las Corporaciones a promover la salud. Es también autor de The Cure for Heart Disease y The Great Cholesterol Lie.

FUENTE: Discovery salud.

9 FORMAS EN QUE PODRÍAMOS, AHORA MISMO, DEJAR DE COOPERAR CON EL SISTEMA

Publicado 15 enero, 2017 por Ana Maria Peña

Marx dijo que las revoluciones son la locomotora de la historia mundial. Pero tal vez las cosas se presentan de muy distinta manera. Puede ser que las revoluciones sean el acto por el cual la humanidad que viaja en tren aplica los frenos de emergencia.

Walter Benjamin, Tesis sobre la historia (apuntes, notas y variantes)

Es posible que en ninguna otra época de la humanidad más que en esta en que ahora vivimos la sensación de crisis haya estado tan presente y haya sido, paradójicamente, tan constante. Esta última característica es contradictoria porque, en una acepción elemental, las crisis serían los puntos de quiebre de un proceso, momentos de inflexión en un desarrollo dado que, justamente por eso, tienen el carácter de extraordinario, fuera de lo normal o lo habitual, súbito incluso. Vivir en una crisis sostenida parece, entonces, un contrasentido, acaso incluso un absurdo, sin embargo…

¿Es posible vivir de otra manera? La respuesta a esta pregunta es sencilla, pues de algún modo es binaria: Sí o No. Como en el famoso topoema de Octavio Paz, estas dos palabras, que son posibilidades, se nos presentan como los escenarios potenciales de múltiples formas de vida que aun en esa diversidad innegable, pueden tener un denominador común: la cooperación o la resistencia. ¿Con qué? En pocas palabras, con el sistema que nos mantiene en crisis perpetua, con este horizonte de posibilidades esencialmente económicas que funciona sobre la base de la acumulación de la riqueza, la explotación del trabajo y la consecuente desigualdad económica. Cooperación o resistencia.

A continuación compartimos 9 puntos orientados a dejar de cooperar en esa forma de vida y, a cambio, resistir, no vana, adolescentemente, sino como el primer paso que conduzca a la construcción de otro modo de ser y estar en el mundo.

Octavio-Paz_topoemas-3_RedNEL

1. Cuestiona

En la filosofía occidental, uno de los principios vivificantes fundamentales ha sido la duda, esa operación de la inteligencia por medio de la cual nos preguntamos si eso que vemos, escuchamos o creemos entender es cierto, verdadero, real, si acaso no se trata de un mensaje que podríamos tomar en otro sentido. El cuestionamiento es notablemente útil cuando lo aplicamos a aquello que parece más evidente, más normal. La duda, por otro lado, no es meramente teórica, también puede dar paso a su correlato práctico, de acción política. Descartes puede ser uno de los mejores ejemplo a este respecto: comenzó dudando, pero de ahí pasó a estructurar todo un sistema de pensamiento que, a la postre, dio pie a buena parte de la manera en que ahora aprehendemos la realidad (esa fue su acción política, en el sentido amplio de este término). La sociedad funciona en buena medida sobre narrativas que otros construyen y que otros más sólo llegan a habitar. ¿Cuál es la tuya? ¿Es netamente tuya o de qué fragmentos está hecha?

 

2. Desconéctate

Actualmente, el binomio conectar/desconectar es uno de los más presentes en nuestro actuar cotidiano, aunque quizá no con tanto dinamismo como tal vez suponemos. Es posible, en efecto, que muchos de nosotros más bien estemos de continuo conectados y sólo muy de vez en cuando, acaso nunca, nos desconectemos realmente. Tu teléfono móvil, tu trabajo, relaciones personales y sociales que te mantienen en el statu quo, etc. Romper con eso es, en cierta forma, romper también con el miedo, atravesar una membrana, quizá incluso dar un salto en el vacío, ¿pero no sería esto deseable al saber que del otro lado nos espera la construcción gradual de nuestra propia libertad?

 

3. Evita la distracción

Desde que el poder comenzó a conformarse como tal –es decir, como un elemento que posibilita la sujeción de la mayoría en manos de una minoría, sus detentores encontraron en el entretenimiento un medio efectivo para evitar que la muchedumbre cuestionara la legitimidad de su autoridad. La famosa locución latina panem et circenses (original del poeta romano Juvenal) condensó para la historia este método de control sobre las masas y los individuos. En nuestra época ese circo es permanente, lo tenemos literalmente al alcance de la mano y siempre ante nuestros ojos, en la multitud de pantallas que se iteran infinitamente adondequiera que miremos. La “sociedad del espectáculo” que conceptualizó el situacionista francés Guy Debord es hoy más vigente que nunca: por todos lados se nos ofrece un “espectáculo” que consumir, el cual, además, se presenta bajo el aura de lo urgente, lo necesario, lo imperdible. Todo, además, es susceptible de recibir dicho tratamiento espectacular: desde miles o millones de videos de YouTube con personas semidesnudas echándose un balde lleno de hielos hasta la manera en que el presidente de un país usa unos calcetines. Pero si a esto que es banal se da el trato de importante, ¿de qué nos están distrayendo? ¿Qué es lo que realmente está pasando?

Pyramid_of_Capitalist_System

4. No votes por ningún partido político

A pesar de sus lineamientos y sus programas, sus discursos, sus promesas y sus supuestas ideologías, los partidos políticos no son otra cosa que engranajes del mismo sistema. Es cierto: el acercamiento a la realidad de un partido de derecha y de otro de izquierda puede ser diferente, pero al final, en un sentido estructural, ninguno buscará cambiar realmente el estado de las cosas. ¿Por qué? Simple: porque hacerlo significaría su propia desaparición. Los partidos políticos son parte de esa minoría que no hace otra cosa más que repartirse el poder, participar en ese juego de suma cero en que ganar algo significa quitarle a otro la posibilidad de tenerlo. La alternativa, en este sentido, es la autoorganización, la convivencia política cotidiana entre pares, no bajo la sumisión de un politburó.

 

5. Aprende a discernir

“Ningún hombre es una isla”, escribió atinadamente John Donne. Nadie puede vivir aislado y, en efecto, la comunicación es un impulso natural del ser humano, gregario por esencia. Esto, sin embargo, no significa que no podamos elegir con quién juntarnos, por decirlo de alguna manera. Todos los medios masivos de comunicación tienen su propia agenda, sus intereses corporativos y de grupo. Infórmate sobre éstos. Consulta una noticia importante en distintas fuentes y date cuenta de las diferencias con las que se presenta la información. La palabra “manifestantes” no tiene las mismas implicaciones que “inconformes” o “vándalos”, con todo, distintos medios pueden usarlas para contar el mismo hecho. En casi todos los casos, los grandes consorcios de medios apuestan por la conservación del statu quo, lo cual implica que sean aliados de las clases dominantes, que perpetúen el discurso hegemónico, que releguen a las minorías, etc. Leer no es únicamente repasar palabras o imágenes para aprehender uno de sus significados, sino distinguir también eso que se encuentra entre líneas.

 

6. No formes parte de ningún ejército

En pleno siglo XXI, más de 500 años después de las utopías optimistas del Renacimiento, el ser humano continúa viviendo en guerra. La industria de las armas es una de las más rentables de nuestro tiempo y todos los días ocurre en el mundo un acto violento relacionado con su mercancía de muerte. Millones de personas enlistadas, muriendo y matándose con el único propósito último que ni siquiera le concierne a ellas, sino a las personas en el poder: preservar el statu quo. Este punto, sin embargo, también tiene un sentido metafórico. ¿No somos también un ejército de consumidores que se encaminan voluntariamente a la compra desenfrenada de cuanto artilugio se encuentra en el mercado? ¿No hay otro tipo de ejércitos no necesariamente provistos de armas de fuego que también guerrean por el sistema y defienden sus causas?

 

7. Es tu salud, cuídala tú (no la industria farmacéutica)

Estamos vivos: enfermarnos es inevitable. Con todo, ello no implica que abdiquemos de la responsabilidad de nuestra propia salud para cedérsela a la poderosa industria de los fármacos, que ha convertido el decaimiento natural de nuestro cuerpo en su propio negocio. Cuida tu alimentación, realiza cotidianamente alguna actividad física, cultiva tus relaciones personales, cuando sea posible opta por alternativas tradicionales y naturales de sanación (que, por otro lado, en muchos casos son antiquísimas: el ser humano no siempre se “curó” con medicinas), no creas todo lo que te dice la industria farmacéutica. En una palabra: hazte cargo de tu cuerpo (y tu espíritu).

 

8. Evita los alimentos industrializados

La guía más sencilla a este respecto la dio recientemente el nutriólogo Michael Pollan en una sola línea: “Si viene de una planta, cómelo; si fue hecho en una planta, evítalo”. La industrialización de los alimentos conlleva el añadido de peligrosos componentes que les permiten durar más (conservadores), tener un aspecto más atractivo (colorantes artificiales) o un gusto distintivo (saborizantes) e incluso resultar de una producción más rentable (organismos genéticamente modificados). Sin embargo, la consecuencia no dicha de este proceder es que esos aditivos empleados pueden resultar tóxicos en el largo plazo para el ser humano, provocar enfermedades terribles como el cáncer, volvernos adictos a una sustancia (el azúcar o el glutamato monosódico, por ejemplo), etc. En suma, trastornar nuestro cuerpo. Antes recomendamos cuidar tu alimentación, pero quizá sería mejor precisar eso en “atiende tu alimentación”: pon atención en qué estás llevando al interior de tu cuerpo, con qué lo estás haciendo vivir. ¿Regarías una planta diaria y exclusivamente con una bebida gaseosa altamente azucarada? ¿Se la darías de beber a tu perro? ¿Por qué lo haces contigo?

3-caitlyn-jenner-CONSUME-They-Live-Hal-Hefner

9. Deja de consumir

Este es quizá el punto menos sencillo de todos. Estamos inmersos en un sistema que en 1 siglo ha convertido el consumo en una de las etapas fundamentales de su dinámica de funcionamiento. El consumo ha adquirido tal importancia que prácticamente se encuentra en todas las acciones posibles de nuestro actuar: consumimos información, alimentos, mercancías, estímulos e incluso las relaciones personales, las emociones y los sentimientos son susceptibles de convertirse en objetos de consumo. Como los estoicos, podríamos probar a vivir con lo menos posible (materialmente hablando), sin embargo, esto no es suficiente. El consumo es también una suerte de mindset, un fragmento del aparato ideológico con el cual aprehendemos, habitamos y experimentamos el mundo. Una forma de ser y estar. La alternativa quizá sea entender eso de otro modo. Darnos cuenta, por ejemplo, de que no todo lo que se rompe tiene forzosamente que desecharse y reemplazarse de inmediato. Que no porque algo se produzca tiene necesariamente que consumirse. Que el bienestar auténtico descansa en un puñado de bienes (algunos materiales, inevitablemente, otros muchos no).

fuente: http://www.pijamasurf.com/2016/03/9-formas-en-que-podriamos-ahora-mismo-dejar-de-cooperar-con-el-sistema/

Una pareja evoluciona cuando apuesta por un crecimiento consciente

Publicado 6 enero, 2017 por Ana Maria Peña

Una pareja evoluciona cuando apuesta por un crecimiento consciente

Estamos viviendo un momento en el que las relaciones de pareja están sufriendo un rediseño importante, al menos en su concepto. Lo cierto es que el paradigma actual no está funcionando. Mucha gente está insatisfecha en el amor, muchas personas no saben qué hacer para que una relación funcione porque una buena parte del hilo tradicional que ordenaba las experiencias y sentimientos en este contexto ha caducado.

Pero, ¿hacia dónde enfocar ese cambio que necesitamos para tener una relación de pareja satisfactoria? Al igual que pasa con muchas otras cosas, cuando las normas tradicionales se descomponen, algo nuevo ocupa su lugar. En lo que se refiere a las relaciones, la nueva tendencia emergente es la relación consciente.

El problema de las relaciones tradicionales

¿Estás enamorado o solo emparejado? Con demasiada frecuencia, la segunda parte de la dicotomía es lo que ocurre en las relaciones tradicionales. La mayoría de nosotros, a base de verlo en las parejas que nos rodean, en las películas o en los realities, hemos aprendido que el amor es algo diseñado para la satisfacción personal y que hay que trabajar para que la relación se mantenga.

Pareja sentada en un banco

Generalmente, este trabajo de mantenimiento de la relación se hace a base de apaciguar al otro. Así, con el tiempo, se pierde el sentido de lo que somos debido a lo que hemos tenido que hacer para mantener la relación. En ese proceso muchas personas se convierten en alguien diferente, en demasiadas ocasiones en alguien que no quieren ser.

Por otra parte, en las relaciones tradicionales uno se preocupa tanto por complacer al otro que termina reprimiendo sus instintos, además de sus sentimientos, deseos y aspiraciones, e incluso temores y aprehensiones. En la misma medida, esperamos que el otro haga lo mismo, es decir, que viva para complacernos.

Hacia un nueva paradigma en el amor: la relación consciente

La inmensa mayoría de las relaciones de pareja recientes empiezan como una aventura, como una forma de divertirse. Durante el propio proceso, las partes se van conociendo y van avanzando en su relación. Sí, es cierto que tener relaciones solo para divertirse es algo que parece que se está poniendo de moda, pero, al final, tarde o temprano, la mayoría de las personas buscan algo más, deja de ser suficiente.

Lo que diferencia una relación tradicional de una relación consciente es el foco de trabajo. En una relación consciente, las dos partes se sienten comprometidas con un sentido de propósito. Ese propósito es el crecimiento, tanto el crecimiento individual como el crecimiento colectivo como pareja.

Muchas personas buscan mantener un relación de pareja para satisfacer sus propias necesidades personales. Esto puede prologarse en el tiempo, pero con el tiempo la relación falla y, como resultado, aparece la insatisfacción.

Pero cuando dos personas se unen con la intención de crecer juntas la relación se avanza hacia algo mucho mayor que la gratificación personal. Así, la relación se convierte en un viaje de evolución; un trayecto fascinante en el que las dos personas tienen la oportunidad de crecer de manera individual, muy lejos del ideario tradicional de “renunciar para adaptarse”.

Cómo evolucionar hacia una relación consciente

A pesar de todos los problemas que puedan surgir, la buena noticia es que en una pareja es posible evolucionar de una relación basada en el ideario tradicional a una relación consciente. De hecho, una relación consciente no surge sin más. Es necesario conocerse primero, incluso tener un amplia variedad de experiencias. No te puedes enamorar de alguien a quien no conoces, solamente lo puedes hacer de la idea del amor que intentas encajar en el otro.

Otra cosa muy diferente es vivir el momento presente y ser consciente de lo que esta sucediendo. Esta es una visión distinta y necesaria, no solo para poder vivir una relación de pareja enriquecedora, sino para aprovechar al máximo cada momento y crecer como persona.

La experiencia de crecimiento es lo importante

No estar atados a los resultados de la relación no significa que no importe lo que pase. Tampoco significa que no tengas expectativas sobre esa relación. De lo que se trata es de estar más comprometidos con la experiencia de crecimiento como motor de la relación.

Pareja con árbol

Sobre la base de que las personas estamos aquí para crecer física, mental, emocional y espiritualmente, la relación de pareja debería ayudar a ese crecimiento, que debería realizarse de forma conjunta. Ese propósito de crecimiento debe ser conjunto, compartido, porque, si no, la relación de pareja no tiene sentido.

Cada miembro de la pareja tiene su parte individual de responsabilidad

En toda relación de pareja salen a la luz heridas del pasado, que se activan de una u otra forma. En las relaciones tradicionales se asume que el otro debe compensar carencias, llenar vacíos y traer la felicidad y el amor que faltaba antes. Pero en las relaciones conscientes las cosas no funcionan así.

El objetivo de la relación de pareja no es hacernos felices, sino hacernos conscientes. El otro no está ahí para darte lo que te falta, sino para ayudarte a conseguirlo. El otro no está ahí para llenar tus vacíos a cambio de que tú llenes los suyos.

La pareja consciente está dispuesta a descubrir y asumir sus problemas pasados y actuales porque saben que pueden evolucionar hacia una nueva realidad. Pero para ello es necesario asumir la propia responsabilidad en cuanto a sentimientos y creencias, sin cargar al otro con un trabajo que no somos capaces de hacer por nosotros mismos.

La relación sirve para practicar el amor

El amor es la práctica de la aceptación, del perdón, del estar presente y del abrir el corazón incluso en sus zonas más vulnerables. Sin embargo, muchas veces tratamos amor como si fuera un destino. Esto implica no estar satisfechos con lo que la relación hasta que no se llega a ese punto. Pero el amor es un viaje y una exploración.

La pareja consciente está fuertemente comprometida a ser la encarnación del amor, a ponerlo en práctica. Así, el amor se manifiesta en su vida y en su relación en formas inimaginables de otra forma.

A %d blogueros les gusta esto: