CANCER – SIDA

Todas las entradas en la categoría CANCER – SIDA

Cáncer: el remedio olvidado que han vuelto a investigar

Publicado 22 junio, 2015 por Ana Maria Peña

Cáncer: el remedio olvidado que han vuelto a investigar

Estamos en Nueva York en el año 1890. Es de noche. El doctor William Coley da vueltas en la cama. El día anterior, este joven cirujano de 28 años ha visto morir por primera vez a una de sus pacientes. Elizabeth Dashiell, la paciente, ha muerto de cáncer de huesos, y al doctor Coley le invade un sentimiento de culpa e impotencia.

Sale de casa a primera hora de la mañana pero, en lugar de dirigirse como es habitual al New York Cancer Hospital, en donde trabaja, decide ir a la gran Universidad de Yale, que se encuentra a dos horas en tren al norte de la ciudad, en el vecino estado de Connecticut.

En aquella época Yale ya era mundialmente conocida por su Facultad de Medicina. Su biblioteca universitaria cuenta con un archivo que cubre todas las enfermedades conocidas hasta la fecha y que describe con todo lujo de detalles los casos de millones de enfermos.

El doctor Coley buscará en este prodigioso depósito “sarcomas” parecidos al que ha matado a su paciente. El sarcoma es un tipo de cáncer. El doctor Coley espera encontrar algún caso en el que pacientes afectados por el mismo tipo de cáncer se hubieran curado, ya que está convencido de que en algún lugar debe existir un tratamiento que hubiera podido salvar a su paciente.

Durante más de dos semanas sus pesquisas no dan ningún resultado. Estudia a fondo kilos y kilos de polvorientos expedientes, pero todos terminan siempre igual, con la muerte del paciente.

Comienza a desesperarse hasta que una tarde, a punto de abandonar, realiza un sorprendente descubrimiento.

Curación misteriosa

Sin saberlo, el doctor Coley ha dado con un caso que va a revolucionar los tratamientos contra el cáncer. Y es que ha descubierto el informe médico completo de un hombre al que misteriosamente le desapareció el sarcoma después de haber contraído una enfermedad infecciosa, a día de hoy ya prácticamente desaparecida, denominada erisipela. Se trata de una infección de la piel producida por la bacteria estreptococo. Se manifiesta mediante la aparición de pequeñas manchas rojas en la cara, aunque afectan con mayor frecuencia a las piernas, y va acompañada de fiebre. Sin embargo, no se trata de ninguna enfermedad grave.

Inmediatamente después de haber contraído la erisipela, el sarcoma de este paciente desapareció de forma fulminante. El doctor Coley buscó más casos similares y encontró varios en los archivos, de los cuales alguno de ellos se remontaba a cientos de años atrás: el cáncer (sarcoma) había desaparecido tras una simple infección de la piel.

Descubrió que otros pioneros de la medicina como Robert Koch (descubridor del famoso bacilo, responsable de la tuberculosis), Louis Pasteur y el médico alemán Emil von Behring, que fue galardonado con el primer Premio Nobel de Medicina en 1901, también habían observado casos de erisipela que coincidían con la remisión espontánea del cáncer.

Convencido de que no podía tratarse de una mera casualidad, el doctor Coley decidió inocular el estreptococo (bacteria) responsable de la erisipela a uno de sus pacientes con cáncer de garganta.

El experimento se llevó a cabo el 3 de mayo de 1891 con un hombre llamado Zola. De manera inmediata, el cáncer del señor Zola remitió y su estado de salud mejoró considerablemente. Se recuperó y vivió ocho años y medio más.

El doctor Coley creó entonces una mezcla de bacterias muertas, y por tanto menos peligrosas, llamadas toxinas de Coley. Esta mezcla se administraba mediante una inyección hasta que provocaba fiebre. Se observó que el remedio resultaba eficaz incluso en los casos de metástasis (es decir, cuando se ha producido la extensión del tumor desde el órgano primario a otros distantes de él).

Un joven de 16 años se salva del cáncer

El primer paciente tratado con las toxinas de Coley fue el joven John Ficken, un chaval de 16 años con un tumor abdominal masivo. El 24 de enero de 1893 recibió la primera inyección, que se repitió después cada dos o tres días directamente en el tumor. Cada vez que le ponían una inyección, le subía la fiebre… y el tumor disminuía. En mayo de 1893, es decir, cuatro meses más tarde, el tumor sólo medía una quinta parte de su tamaño original. En el mes de agosto ya era prácticamente imperceptible. John Ficken se curó definitivamente del cáncer (murió 26 años más tarde a consecuencia de un infarto).

Cómo se cortó de raíz este descubrimiento

Pero las toxinas de Coley se dieron de bruces con un terrible “contrincante”: el desarrollo de las máquinas de rayos X (radioterapia), que se podían fabricar a nivel industrial con mayor facilidad.

Hasta el propio Coley se hizo con dos máquinas de radioterapia, pero rápidamente llegó a la conclusión de que eran menos eficaces. Siguió utilizando con éxito las toxinas de Coley durante cuarenta años hasta su muerte el 16 de abril de 1936.

El portentoso negocio de la quimioterapia se encargó entonces de garantizar que este remedio, mucho más sencillo, menos peligroso y sobre todo mucho más barato, se quedara en el fondo del cajón de la medicina.

1999: las toxinas de Coley salen del cajón

Por suerte, la historia no se detiene ahí. En 1999, unos investigadores retomaron los archivos que dejó el doctor Coley y compararon sus resultados con los de los tratamientos más modernos contra el cáncer. Y se dieron cuenta de que… ¡los antiguos eran mejores!

“Lo que Coley hacía por los enfermos de sarcoma en su época era mucho más eficaz que lo que nosotros hacemos por estos enfermos en la actualidad”, declaró en su momento Charlie Starnes, investigador de Amgen, una compañía farmacéutica especializada en biotecnología y focalizada, entre otras cosas, en oncología.

La mitad de los pacientes de Coley afectados por un sarcoma vivían diez o más años después de comenzar el tratamiento, frente al 38% de los pacientes tratados con las terapias modernas. En el caso de los enfermos de cáncer de riñón o cáncer de ovarios, sus resultados eran también superiores.

Una gran esperanza para los pacientes con cáncer

Hoy en día, la empresa norteamericana MBVax ha retomado las investigaciones sobre las toxinas de Coley. A pesar de que todavía no ha llevado a cabo los estudios a gran escala que son necesarios para que se puedan comercializar, entre 2007 y 2012, 70 personas se beneficiaron de esta terapia.

Sus efectos fueron tan positivos que la gran revista científica Nature se hizo eco de ello en diciembre de 2013. La información también fue publicada por la revista francesa Le Point el 8 de enero de 2014.

Las personas que han podido beneficiarse de esta terapia no homologada eran enfermos de cáncer en fase terminal, con melanomas, linfomas y tumores malignos de mama, próstata y ovarios. Y es que en los hospitales es habitual permitir que las personas que se encuentran en una situación límite recurran a terapias innovadoras que no se ofrecen a los demás pacientes.

Pese a la extrema gravedad de estas formas de cáncer, las toxinas de Coley provocaron una disminución de los tumores en el 70% de los casos e incluso una remisión completa en el 20% de los casos, según MBVax.

El problema al que se enfrenta la compañía a día de hoy es que, para realizar las pruebas a gran escala exigidas por la normativa actual y construir una unidad de producción de acuerdo con las normas europeas o norteamericanas, la financiación necesaria es de cientos de millones de dólares.

Lo que en 1890 era posible en la consulta de un joven médico de Nueva York apasionado de su trabajo se ha convertido ahora en algo prácticamente imposible en nuestro mundo actual hipertecnológico e hiperasfixiado por normativas.

Esperemos que algún investigador sepa encontrar argumentos destinados a convencer a los expertos de los comités que rigen el futuro de nuestro sistema sanitario de que se necesita un poco de audacia y otro tanto de libertad para permitir el progreso y salvar vidas. Pero eso dudo que lo entiendan tan fácilmente los burócratas que nos gobiernan.

¡A su salud!

Juan-M Dupuis

fuente: http://www.saludnutricionbienestar.com

NO A LA VACUNACION MASIVA DEL VPH(VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO)

Publicado 4 junio, 2015 por Ana Maria Peña

Entre todos podemos, yo ya he firmado y tu? Compartelo

http://www.saludnutricionbienestar.com/peticion-virus-papiloma/?xc1=XSP1R504

Los 13 consejos del Dr. Hamer para sanarse

Publicado 8 marzo, 2015 por Ana Maria Peña

newgermanmedicinesp_01

1- No dejarse ganar por el pánico

El entrar en pánico hará que la central de comandos ejecute un programa, y establecerá el programa donde deba. En ese momento, la persona pierde la conexión funcional coherente del cerebro. Muy a menudo, la gente muere en pánico. La persona no debiera entrar nunca en pánico ni hacer entrar en pánico a los demás. Hay que tener un enorme cuidado con el entorno y especialmente con quien recibe de nosotros. ¡AMENSE! Ámense ustedes mismos y también ámense entre ustedes. AMARSE tiene un doble sentido de gran valor terapéutico. Si uno se ama a sí mismo, primero, no hará ningún conflicto consigo mismo, ni de desvalorización, ni de culpabilidad. Si se ama a los demás entonces no hará ningún conflicto con los demás.

NO ENTRAR EN PANICO significa que el enfermo nunca debe asustarse y QUE LOS TERAPEUTAS JAMAS deben asustar al enfermo. De lo contrario, hasta un resfriado se vuelve incurable, ya que provocará una generalización. Entrar en pánico es comprarse un boleto de ida.

Por ejemplo: decirle a una madre en tono lo-siento-mucho-señora-mi-más-sentido-pésame-lamentablemente-tengo-malas-noticias, que su hijito tiene leucemia es un asesinato. ¡Porque la leucemia no es una enfermedad! ¡Es el primero de cinco pasos biológicos naturales de regeneración de la sangre después de un conflicto cuya respuesta biológica fue una anemia!

2- Soportar la vagotonía

Alrededor de las 22 hs se desencadena normalmente el impulso máximo de la vagotonía. El nervio vago es el más poderoso nervio del organismo: no hay manera de vencer al sueño. Ese es nuestro ritmo ancestral: el hombre es un animal diurno, en su código biológico de comportamiento antiguo de cuatro millones de años, está grabado que debe cazar, recoger frutos, actuar de día y reposar de noche. Es durante la noche que todo está automatizado para que el organismo concentre su trabajo en el tubo digestivo.

Tenemos menos actividad cerebral, cardíaca, respiratoria. Es normalmente por la noche que toda enfermedad se hará más insoportable porque es durante esa vagotonía el cerebro repara mejor y puede haber más edemas. Se puede hacer algo para reducir esos edemas para que sea mas soportable pero sólo reducirlos porque si se impide que actúen, nunca se logrará la reparación, puesto que los elementos re-constitutivos no llegarán a reparar.
Si la vagotonía es muy fuerte, la cabeza puede sentirse caliente al punto tal que uno puede ducharse la cabeza y tener los cabellos prácticamente secos sin necesidad de usar el secador, simplemente por la termogénesis de conductibilidad. Esto sucede cuando la cabeza está “aplastada” por edemas biológicos: en ese momento, HAY QUE AYUDAR.


3- Todas las noches, hacer el balance diario

Hay que saber si no se ha “trabajado” demasiado durante el día. Si es así, reposo obligatorio el día siguiente (para las enfermedades importantes como el cáncer, fibromialgia, artritis, etc…). La persona debe curarse. Puede hacer muchas cosas, pero debe ocuparse de su enfermedad por encima de todas las cosas. No debe esperar QUE ALGUIEN O ALGO LO CURE, hay que motivarlo.
Hay un doble mensaje en esto. Debe ocuparse de sí-mismo, que haga un repaso de su jornada en su cabeza, interesarse en la vida, que tome notas, que haga ese balance. Si hizo demasiado, debe reposar al día siguiente porque de lo contrario entra demasiado en estrés, en actividad, con lo que el cerebro vuelve a la simpaticotonía deteniendo la vagotonía. Allí se detiene la curación.

4- Todas las mañanas tomar un lápiz y planificar su día

Hay que respetar el plan y prever al menos 6 horas de reposo además de la noche. Estas son las reglas para los grandes enfermos y tienen que luchar contra sus angustias. El que está en silla de ruedas querrá siempre asistir a muchas reuniones para demostrar y demostrarse que puede hacer lo que todo el mundo. ES UNA REACCION DE ESCAPE, es un juego perverso. HAY QUE CONCENTRARSE EN SU CURACION porque ésta es posible. Hay que evitar entrar en el estrés de la acción.

Con 6 horas de reposo, además de la noche, tenemos suficiente vagotonía. El cerebro tiene una fuerza extraordinaria para curarnos a pesar de todo lo que hacemos contra eso (entre los miedos, las peleas, los mensajes deprimentes o terribles que recibimos durante el día y a causa de las acciones).

5- Hacer siempre lo absolutamente necesario primero

Si eso sobrepasa 3 horas de esfuerzo físico o psicológico, hay que detener lo superfluo y descansar, con el corazón alegre porque estamos haciendo lo que corresponde para curarnos, y no lo contrario. La mayor parte de la gente se deprime, se desmoraliza, tienen miedo de descansar: tienen el ESTRÉS DE SU PROBLEMA, DE SU DECREPITUD Y ESE ES UN CONFLICTO SECUNDARIO MUY FUERTE. “YA NO PUEDO HACER NADA, NO SIRVO”.

Hacer lo absolutamente necesario primero va a permitir a la persona probarse que existe todavía, pero hay que cronometrar el tiempo. La persona enferma quiere demostrar que puede hacer, pero si pasa 3 horas físicas o psicológicas, debe detenerse. Lo mejor es leer lectura liviana, divertida, ver películas divertidas y pueden verla cuantas veces quieran si las alquilan. Es la terapia por la risa, puesto que si se detiene en los noticieros, con guerras, accidentes, o películas de muerte, de violencia, inconscientemente se sobre-estresa con imágenes liminales y subliminales.
DURANTE LA RECUPERACION , ME OCUPO DE MI, ME AMO, ME CUIDO, ME MIMO. ES VITAL. ES LA MANERA DE CURARSE. No alcanza con decodificar y aceptar (a veces sí) sino que hay que respetar la reparación también.

6- Rechazar todo enfrentamiento

Recriminar, discutir con su entorno es uno de los mayores dramas que garantizan la recaída o la imposibilidad de curarse. “Necesito de ustedes, de su ayuda y no de su oposición permanente”. Porque uno sustrae calorías y fuerzas de las que necesita el cerebro para reparar y al monopolizar la energía para combatir generalmente el enfermo está expuesto al juicio de quienes lo rodean, y estos no saben nada, solo hablan por hablar y el enfermo no zafa, no sale del estrés.
Aquí reproduzco una frase que Claude Sabbah atribuye a su abuelo: “Si la gente que no tiene nada que decir se callara, habría un gran silencio en la superficie de la Tierra. Son siempre los que no saben nada los que cacarean”.
Acá estamos hablando de una elevación en el nivel de la conciencia humana.

7- Privilegiar el reposo nocturno

El ser humano es un ser diurno. Todos sus ritmos biológicos básicos están programados sobre la base del ritmo solar. Por supuesto, puesto que la noche para el enfermo es normalmente el momento de mayor dolor, y en algunos casos con la angustia inconsciente de “¿Despertaré o moriré?”, es bastante difícil mantener esos ritmos. Hay que desdramatizar eso. Además, puesto que no han hecho demasiado durante el día, no están lo suficientemente cansados para dormir bien de noche.
Entonces, no hay que dudar en modificar el horario de sueño. Debe privilegiarse el reposo nocturno en la medida de lo posible pero, si eso no es fácil, no hay que dudar en quedarse despierto hasta las 2 ó 3 de la mañana, mirando documentales, tomando uno que otro café (el café también reduce el edema cerebral). De ese modo, el enfermo sabe que por un buen rato no pueden dormir entonces aguantan hasta donde pueden: cuando pasan el período habitual de gran vagotonía, y después de haberse dado el gusto de trasnochar leyendo, escribiendo, pensando sanamente, positivamente, sin estrés…allí se van a dormir y se levantan al mediodía. Después, a medida que mejoran, vuelven paulatinamente, una hora por día, a su horario normal.

8- Comer sanamente y liviano

Ensaladas, frutas, cosas crudas, o cocinadas a la parrilla, para que sea fácilmente asimilable. Si come mucho, digerir le consumirá muchas calorías y es mejor guardar lo más posible para la curación.

A EVITAR ABSOLUTAMENTE: EL ALCOHOL EN VAGOTONIA.

9- Sanarse normalmente si aparece el dolor.

Puede tomar remedios alopáticos y homeopáticos como es de costumbre, eso no pondrá la curación en peligro.

10- Esperar pacientemente la verdadera mejoría

Si uno no se deja asustar por los pequeños o grandes inconvenientes de la reparación y espera tomando el mejor reposo posible, la mejoría va a llegar. Si se pasó el punto culminante de la fase de reparación, la persona tendrá tantos edemas que puede haber manifestaciones molestas, como dolores, vértigos, fiebre si los edemas están en el tronco cerebral, malestares. Esto NO DEBE ASUSTAR A LA PERSONA : no se trata de cosas graves sino de esfuerzo de reparación. Hay que esperar pacientemente sin poner en marcha la idea de “estar sonado” sino no hay cura.
Es el principio de la persona que tiene edemas en sus fibras y que con ello se agrava durante un tiempo su dificultad motriz en una esclerosis múltiple, por ejemplo. Debido a nuestra cultura ancestral basada en la apariencia de las enfermedades, esto nos lleva a tener pánico, ir al hospital urgente, perfusión de corticoides en grandes cantidades, lo que cambia a la persona porque bombea todos los edemas y deja de doler…pero no está curada y el proceso va a comenzar quizás con más violencia.

11- Jamás permanecer mucho al sol o con la cabeza cerca de una fuente de calor

El calor multiplica por cuatro el tamaño del edema cerebral. En ese momento, se ejerce una enorme presión y se corre el riesgo de una crisis de epilepsia fuerte. En general, se recomienda al gran enfermo de evitar ponerse al sol durante un año, incluso en el mar. Puede estar bajo la sombrilla, bañarse pero hasta ahí nomás.
Si la cabeza está cerca de una fuente de calor, lo mismo. CONVIENE PONER HIELO SOBRE LA CABEZA.

El Dr. Hamer menciona un caso típico: el hombre de negocios que tiene serios inconvenientes porque su empresa está muy mal en diciembre. En enero, su esposa e hijos se van de vacaciones al mar por un mes. El 15 de enero, el hombre soluciona su problema y salva su empresa. Va a reunirse con su familia a la playa y se pone a tomar sol: lo que él no sabe todavía es que acaba de salir de un conflicto psicológico de pérdida de territorio. Por supuesto, como ninguno de nosotros de hecho, no hace la relación entre el dolor de cabeza, su conflicto y el sol que le está agigantando los edemas. Tiene su crisis en la playa misma y sale de allí en ambulancia.

12- Si el problema es muy importante, helar las partes dolorosas y la cabeza

Si duele el hígado por ejemplo, hay que poner hielo sobre el hígado y también en el lugar del control neuronal del hígado en la cabeza, es decir sobre el tronco cerebral, debajo de la nuca, en la parte superior del cuello. Si el frío no calma el dolor en el órgano, entonces hay que poner calor sobre el órgano, PERO SOBRE LA CABEZA SIEMPRE FRIO, SIN EXCEPCION.
Se recomienda comprar esos “cold hot pack” y tener siempre 4 a mano: 2 en el congelador, 2 sobre la persona, que hay que cambiar a cada hora. Si es muy violento, poner hielo en ambos lugares y hacerse un baño de pies caliente, la diferencia de temperatura va a hacer que el líquido circule de manera mecánica y por lo tanto reducirá un poco el edema.

13- Nunca calmar demasiado los síntomas

Se pueden tomar analgésicos o anti-inflamatorios para hacer soportables los síntomas. Los síntomas se detendrán por sí solos cuando la central de comandos lo decida. Mientras haya síntoma, es que es necesario que esté. Es de capital importancia.
Por ejemplo si usted se clavó un vidrio en el pie, le dolerá mientras cicatrice y estará sensible, pero justamente es para que no agrave la herida (si no le doliera seguiría caminando sin cuidar la herida y no permitiría que se cure: esa es la función del dolor).
No hay que olvidar nunca que el cerebro no se equivoca JAMAS. Si hay dolor es porque el cerebro dice: “A reposar”. Hay que respetar esa inteligencia innata que nos ha permitido sobrevivir desde hace tantos millones de años.

Fuente: altaeducación.org

Limón congelado el mejor remedio en contra de tumores malignos del cuerpo y muchas enfermedades más.

Publicado 11 febrero, 2015 por Ana Maria Peña
Creo que este sorprendente descubrimiento es muy útil para nuestra salud. Todo lo que necesitamos es…un limón congelado.
Simple, lava bien el limón y colócalo en el congelador. Cuando se congela, utilice el rallador y rallarlo entero (con la cáscara), y espolvorear sobre los alimentos esta ralladura.
Rocíe sus bebidas, helados, sopas, cereales, pasta, salsas, arroz, sushi, pescados, whisky … la lista es interminable. Todos los alimentos tienen sabor inesperadamente maravilloso.El limón es gran fuente de vitamina C.
El Limón completo presenta un nuevo sabor de la comida.
Las Cáscaras de limón hasta el momento se han desechado y estas contiene cinco a diez veces más vitaminas que el mismo jugo. Sin embargo, a partir de ahora, espolvorear el limón congelado (rallada) en inicio de su comida, usted puede conseguir aún más la salud. Según Peelings el Lime (Limon) son saludables porque destruyen los elementos tóxicos del cuerpo, Utilizar todos los días sobre sus comidas y bebidas. Esta es la llave mágica para hacer su comida más sabrosa y Usted será más saludable y vivirá más tiempo.Este es el secreto de limón, que ahora acaba de ser

revelado. Es mejor saberlo tarde que nunca.

Las ventajas asombrosas de limón: 
El limón (Citrus) es un producto milagroso para matar las células cancerosas.Es 10,000 veces más potente que la quimioterapia.
¿Por qué no se sabe nada de esto?
Debido a que hay laboratorios interesados en hacer una versión Sintética, que les dará grandes beneficios. Usted puede ayudar a un amigo para hacerle saber que el jugo de limón es Ventajoso en el tratamiento del cáncer. Su sabor es agradable y no causa los efectos secundarios de la quimioterapia.
Como se sabe, el árbol de limón es conocido por su variedad de limones y Archivos. Usted puede comerla fruta en diferentes formas: la pulpa, preparar bebidas, sorbetes, pasteles, etc …
A pesar de una amplia gama de beneficios del consumo de limón, la más Interesante es el efecto que tiene sobre los quistes y los tumores. El Limón es una solución probada para todas las variantes del cáncer. También se considera un espectro de infecciones anti-microbianas, Bacterianas y hongos. Es eficaz contra los parásitos internos y los gusanos, Regula la presión arterial cuando es demasiado alto, es un antidepresivo y combate el estrés y los trastornos nerviosos.
Un consejo de uno de los mayores fabricantes de medicamentos del Mundo, dice que después de más de 20 pruebas desde 1970, los resultados Revelaron que destruye las células malignas de 12 tipos de cáncer, Incluyendo el de colon, mama, próstata, pulmón y páncreas. Los componentes de esta fruta son 10.000 veces mejor que el producto adriamicina, un medicamento que se usa en todo el mundo como Quimioterapéutico para frenar el crecimiento celular  Cáncer.
Y lo que es más sorprendente: este tipo de terapia, con el extracto del Limón, sólo destruye las células cancerosas malignas y no afecta las células sanas.
A continuación, lavar el limón, congelarlo y rallar toda la fruta en su comida, helados y bebidas Tu cuerpo te lo agradecerá.
Fuente: http://www.cocinarecetasfaciles.com/2014/01/limoncongeladocontratumores.html?spref=fb

Nos dan la razón: los radiólogos españoles desaconsejan oficialmente hacer mamografías

Publicado 30 enero, 2015 por Ana Maria Peña

Hace apenas tres meses, coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Cáncer de Mama (19 de octubre), lancé un texto que despertó la polémica entre los lectores de Tener S@lud, entre los medios de comunicación y entre la comunidad médica. (1)

Decía lo siguiente (copio literalmente):

“Mi conciencia me obliga a poner negro sobre blanco y decirle que le están engañando: le están mintiendo sobre la importancia de la detección precoz del cáncer de mama. ¿Le parece exagerado mi tono? Es que la situación lo requiere. Estudios científicos de lo más riguroso y avanzado exponen hoy en día que podría resultar inútil -y hasta peligroso- someterse a pruebas de detección precoz del cáncer de mama. Por lo tanto, es incomprensible que las autoridades sigan financiando campañas a gran escala en favor de la detección del cáncer de mama sin informar al público de la intensa controversia que hay entre los expertos respecto a este tema”.

El drama del sobrediagnóstico

En ese texto, en base a los estudios más punteros (como por ejemplo el informe de Cochrane Collaboration) daba cuenta de los siguientes hechos que ahora le resumo para que los tenga presentes para poder valorar en su justa medida la importancia de lo que voy a decirle después: (2)

  • Las cifras de cáncer de mama son casi las mismas en todos los países occidentales. A lo largo de un periodo de 10 años, 3 de cada 1.000 mujeres mueren por su causa.
  • Durante mucho tiempo se ha creído que la detección sistemática permitía reducirlo, lo que justificaría las campañas masivas de detección precoz.
  • La detección precoz causa importantes daños colaterales que anulan el beneficio e incluso provocan, al final, un aumento del riesgo de morir de cáncer o de enfermedad cardíaca en las mujeres que gozan de buena salud y que se someten a ellas.
  • El objetivo de la detección precoz del cáncer es descubrir los pequeños focos cancerosos en la mama, microtumores que no se pueden ver a simple vista, ni palpándose. Pero no todas estas células cancerosas son peligrosas. La mayoría desaparecen espontáneamente.
  • Este sobrediagnóstico desencadena todo un protocolo de tratamiento inútil en mujeres que gozan de buena salud: tumorectomía (extirpación quirúrgica) o incluso mastectomía (amputación del seno), rayos (radioterapia), quimioterapia… con todo lo que implica en términos de dolor, riesgos, efectos secundarios (aumento del riesgo de muerte por cáncer o enfermedad cardíaca) y traumas psicológicos. En muchos casos en vano.
  • La detección precoz y el consiguiente tratamiento no han implicado una disminución de los casos graves de cáncer ni la muerte por esta causa.

Los comentarios de nuestros lectores no se hicieron esperar (puede verlos si lo desea en nuestra web). Muchos nos felicitaron por nuestra “valentía” al exponer con claridad una información así, tan contraria a lo “políticamente correcto”. Otros fueron críticos con nosotros (como le he dicho, todos los comentarios –a favor y en contra- son públicos y pueden verse en la web).

Los radiólogos alertan: “los beneficios no superan los riesgos”

Pues bien, ¿por qué vuelvo a traer a colación esta información y todos estos datos? Su importancia en sí misma lo justificaría con creces. Pero hay algo más: la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM), acaba de publicar un informe llamado “Recomendaciones de ´no hacer´” dirigida a médicos, radiólogos y pacientes que contiene una lista cerrada de exploraciones radiológicas “que no deberían hacerse”. (3)

En su declaración de intenciones, aseguran que su objetivo es “disminuir el uso de aquellas técnicas obsoletas, de dudosa eficacia y utilidad”. La SERAM asegura que se trata de evitar especialmente “aquellas en las que se reduzcan las dosis de irradiación sobre los pacientes” y “mejorar la calidad y seguridad en el paciente, buscando alternativas menos agresivas y evitando la cascada de pruebas diagnósticas innecesarias”.

Pues bien, ahora llegamos a donde quería llevarle.

La SERAM es muy clara al desaconsejar tajantemente las mamografías para la detección precoz de cáncer en pacientes sin factores de riesgo: “Por el bajo rendimiento diagnóstico, la posible yatrogenia asociada (tanto por la propia prueba como por las que se pueden derivar de ella) y elevado coste (económico y social) no existe justificación para realizar mamografías de detección precoz en mujeres menores de 40 años que no presenten factores de riesgo”.

Para quienes no lo sepan, y para entender mejor el alcance de la afirmación anterior, la yatrogenia (o “iatrogenia”) hace referencia a los daños producidos por los actos médicos, es decir, los efectos negativos en la salud causados por los médicos (en este caso, por la mamografía). Y los radiólogos lo tienen claro cuando se trata de hacer mamografías con carácter preventivo: “los posibles beneficios no superan los posibles riesgos”.

En relación al cáncer de mama, el informe de SERAM informa de otras pruebas que, en otros casos, tampoco hay que hacer. Son las siguientes:

  • NO HACER: Pruebas de imagen para descartar metástasis en pacientes intervenidas de cáncer de mama con intención curativa y que estén asintomáticas. RAZÓN: No sólo suponen una gran carga de trabajo y gasto para los departamentos de imagen, sino que afectan de forma negativa a las pacientes, ya que crea en ellas ansiedad, molestias, realización de procedimientos intervencionistas innecesarios, sobrediagnósticos y sobretratamientos.
  • NO HACER: Pruebas de resonancia magnética de detección precoz en pacientes sin factores de riesgo. RAZÓN: Es una técnica que sólo debería realizarse en las pacientes con aumento de riesgo (por encima del 20%). En la población general presenta más inconvenientes que ventajas.
  • NO HACER: Pruebas de imagen para detectar metástasis en pacientes con cáncer de mama y asintomáticas. RAZÓN. La existencia de metástasis en mujeres con cáncer de mama en estadios iniciales y asintomáticas es muy improbable. La realización de estas pruebas conlleva retrasos en la aplicación del tratamiento, ansiedad en las pacientes, posibles falsos positivos, realización de pruebas invasivas innecesarias como biopsias, sobretratamiento, aumento de la radiación sobre la paciente, etc.

La Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM) menciona también el altísimo coste que todas estas pruebas representan para los sistemas sanitarios. Está claro que para la colectividad suponen un gasto enorme, pero sería dinero bien empleado si sirvieran para algo. Lo que es absurdo es tirar el dinero presentando las campañas de detección precoz del cáncer de mama (y por tanto, las mamografías masivas) como una solución eficaz válida siempre y en todos los casos, cuando esto no es así.

Por supuesto que los métodos de diagnóstico son útiles y recomendables en muchos casos, pero lo que hay que evitar es presentarlos como la panacea, como los grandes aliados de las mujeres que en realidad no son. Más bien al contrario.

La paradoja de la popularidad

“Cuantos más cánceres se descubren gracias a la detección por mamografía, más personas imaginan, de manera errónea, que el diagnóstico les ha salvado la vida, mayor es el número de personas que tienen la impresión de haber ´sobrevivido´ a un cáncer y que a su vez se convierten en defensoras de la detección”.

No puedo estar más de acuerdo con estas palabras. Son del Dr. Anthony Miller, autor de un estudio canadiense de gran alcance (llevado a cabo en casi 90.000 mujeres a lo largo de 25 años), publicado enBritish Medical Journal, que concluye igualmente desaconsejando abiertamente las mamografías masivas. (4)

El valor de la información

El informe de los radiólogos españoles tiene un enorme valor en su objetivo de desterrar mitos y ofrecer información que ayude a todos (sobre todo a las mujeres) a tomar la mejor decisión en cada momento.

Este documento debería difundirse por toda la población, pero especialmente entre personal sanitario y pacientes, de forma que aumente su interés e inquietud. Se pretende que la toma de decisiones en las pruebas de imagen, decisión final del radiólogo, sea una responsabilidad compartida, con optimización de los recursos disponibles y adaptada a cada circunstancia y situación individual”, dicen el propio informe.

Comparto plenamente la necesidad de informar a las personas sobre todos los asuntos de salud que les atañen (que es precisamente el objetivo de Tener S@lud y de Los Dossier de Salud, Nutrición y Bienestar), así que le animo, si lo desea, a que lea usted mismo el informe.

Parece que la verdad se va haciendo a la luz: es falso que las campañas de detección masiva permiten salvar los senos de las mujeres, pues lo cierto es lo contrario.

Si cree al igual que yo que las mujeres deben conocer los riesgos reales de la detección precoz del cáncer de mama, por favor, difunda este mensaje entre sus familiares, amigos y seres queridos o comparta el artículo en las redes sociales. Muchas gracias.

¡A su salud!

Juan-M. Dupuis,

fuente: TENER SALUD

ESTUDIOS DE LA UNIVERSIDAD DE PITTSBURGH SOBRE LA TERAPIA REIKI EN PACIENTES ONCOLÓGICOS.

Publicado 26 enero, 2015 por Ana Maria Peña

En el Departamento de Anestesiología de la Universidad de Pittsburgh en los EE.UU. se realizó un estudio médico que recoge las mejoras sintomáticas en pacientes aquejados de cáncer, tras haber recibido tratamiento de reiki en los propios centros oncológicos en los que se encontraban ingresados. Este estudio fue llevado a cabo por los investigadores Marcus DA, Blazek-O’Neill B, Kopar JL.
El objetivo de este estudio fue el de analizar los beneficios percibidos por pacientes oncológicos tras recibir sesiones de reiki. La metodología fue la siguiente: durante un período de 6 meses, se invitó a pacientes adultos de un hospital universitario a recibir reiki a través de voluntarios. Tras estas sesiones de reiki, se solicitó a los pacientes a completar una encuesta en la que se preguntaba sobre los cambios percibidos tras recibir las sesiones de reiki.
Los cambios en el dolor, el estado de ánimo, la angustia, el sueño y el apetito se calificaron en una escala de 5 puntos: desde ningún beneficio (0) a gran beneficio (5). Las encuestas se distribuyeron después de completar el tratamiento y fueron recogidas en sobres con franqueo pagado.
 
Los resultados fueron obtenidos a partir de un total de 145 encuestas (con una tasa de respuesta del 34,5%). El tratamiento con reiki fue calificado como una experiencia positiva en un 94% en el centro hospitalario universitario y del 93% en los demás centros oncológicos, así mismo el 86% de los pacientes se mostraron interesados en recibir sesiones de reiki adicionales.
 
La mejoría sintomática fue similar en todos los pacientes, el 89% calificó la mejoría como de gran beneficio. La mejora en la relajación recibió el 86% como gran beneficio. Esta misma escala de gran beneficio recibió el 75% en la reducción de la ansiedad y de la preocupación. El 81% (hospital universitario) y el 78% (otros centros oncológicos) de los pacientes lo calificaron como un gran beneficio en relación a su estado de ánimo; mientras que el 43% y el 35% lo calificaron como gran beneficio para mejorar el sueño. El 45% y el 49% percibieron un gran beneficio en la reducción del dolor. Así mismo el 75% y el 63% notaron una gran mejoría en su actitud, y el 30% del total de pacientes mejoraron su apetito.

Publicado por: Ángeles Torres

FUENTE: http://espacioreikimadrid.blogspot.com.es/2015/01/estudios-de-la-universidad-de.html?spref=fb

La Sociedad Americana del Cáncer ha admitido que los cánceres no tratados suelen desaparecer naturalmente

Publicado 5 enero, 2015 por Ana Maria Peña

Mientras se investigaba el uso de terapias alternativas que fueron utilizados por Suzanne Somers, nos encontramos con los médicos y medios de comunicación que trataban desesperadamente de difamar su reputación (Suzanne Somers es una actriz cómica estado unidense que trató de manera natural su cáncer). Las respuestas de los médicos eran tan apresuradas que revelaron accidentalmente estadísticas que normalmente no se comparten con el público.
“Estamos encontrando que alrededor del 25 al 30 por ciento de algunos tipos de cáncer dejan de crecer en algún momento, que pueden hacer que algunos tratamientos se vean bien cuando en realidad los tratamientos no están haciendo nada. Hasta ahora los médicos no pueden determinar cómo identificar qué pacientes tienen cánceres que no progresarán, la única opción es tratar a todo el mundo “.
Dr.Otis Brawley, director médico de la American Cancer Society
Si bien algunas personas pueden considerar 25 a 30 por ciento un porcentaje relativamente bajo, esto es en realidad mucho más alta que la tasa de éxito de la quimioterapia. Los verdaderos rebotes de tasa de curación de toda la vida están entre 2 y 4 por ciento para los tratamientos ortodoxos (quimioterapias). En comparación, el 30% de repente se convierte en una figura muy impresionante, con una ganancia de 10 veces. Por supuesto, este número habla sólo para aquellos que supuestamente no obtienen ningún tratamiento en absoluto. Las terapias alternativas obtienen mejores tasas de curación que el 30%, pero estos números no se discuten públicamente por funcionarios médicos, y rara vez en privado.¿Por qué estas cifras nunca se dan a los pacientes que son diagnosticados con cáncer?¿Por qué están en lugar diciendo la mentira de que ciertamente morirán si se niegan la quimioterapia y la radiación, cuando casi es lo opuesto?
cáncer
Hemos buscado incansablemente por las tasas de éxito de aquellos que decidieron alejarse de todos los tratamientos durante varios años, pero que sólo la encontramos cuando la Sociedad Americana del Cáncer tropezó en su intento de defender su reputación magullando mansamente a Susan Somers.¿Por qué no se liberaron públicamente esos números antes?. La recuperación de Suzanne Somers era obviamente bastante embarazoso para ellos, porque no sólo es ella uno de los muchos se han curado de cáncer de forma permanente (no sólo a los 5 años de supervivencia), sino que ella también hizo público acerca de sus experiencias con los tratamientos alternativos.¿Había seguido religiosamente las terapias ortodoxas, habría tenido la oportunidad de un 96% de no estar vivo?, y su prolongada muerte habría sido verdaderamente horrible.
La cita citada anteriormente hace otro punto interesante. Los médicos realmente no tienen idea de qué tipos de cáncer progresarán, y cuáles no. Por lo tanto, debemos preguntarnos si las primeras pruebas son realmente una buena idea.Con las primeras pruebas, no sólo las pruebas en realidad estimulan el cáncer a través de la radiación, el corte, y el envenenamiento, sino que los médicos a menudo descubren anomalías que de otra manera desaparecen naturalmente si se dejan solas. Ellos siempre tratan esas anomalías, y los pacientes casi siempre mueren a causa de los tratamientos. La gente hoy en día mueren a causa de los tratamientos en lugar de los tipos de cáncer, y esto se muestra en las estadísticas del propio establecimiento. Siempre que un cuerpo se expone a la quimioterapia, los cánceres golpearán más pronto o más tarde, independientemente de si existían inicialmente.Todos los medicamentos de quimioterapia son cancerígenos, y debilitan todas las células sanas. Esto es admitido en la literatura oficial de efectos adversos para todos los llamados medicamentos contra el cáncer, y la destrucción celular masiva es oficialmente una parte de los tratamientos estándar de diseño. Ellos afirman que sus medicamentos atacan las células cancerosas más débiles, pero que en realidad lo que hacen es atacar todas las células, y por lo tanto el sistema inmune queda es un estado muy crítico para la recuperación.
“Llámenlo la flecha del cáncer. Al igual que la flecha del tiempo, que se suponía de apuntar en una dirección. Los cánceres crecieron y empeoraron Pero como un artículo en la revista de la Asociación Médica de Estados Unidos señaló la semana pasada, los datos de más de dos décadas de cribado de cáncer de mama y de llamada de próstata que ver en tela de juicio. Además de encontrar tumores que serían letales si no se tratan, la selección parece estar encontrando muchos pequeños tumores que no serían un problema si se quedaron solos, sin descubrir por el cribado.Estaban destinados a dejar de crecer por su cuenta o se encogen, o incluso, al menos en el caso de algunos tipos de cáncer de mama, desaparezcan”.
– Gina Kolata, el New York Times, 26 de octubre 2009
La tasa de éxito de cáncer de curar no va a subir mucho en la medicina ortodoxa, ya que no está dispuesto a considerar cualquier metodologías menos rentables. Un aumento en las tasas de éxito de tratamiento del cáncer ortodoxos indicaría que sus métodos de cálculo de las tasas de curación han cambiado, no las tasas de supervivencia reales. Es cómo la ciencia se cocina de la medicina moderna. Apenas sobreviviendo durante 5 años está actualmente la cuentan como una cura exitosa, pero los pacientes generalmente mueren entre la marca de 5 y 10 años.Se llama “cocinar los libros” en los círculos de contabilidad. La mayoría de las personas se sorprenden cuando se enteran de que los que mueren durante los ensayos de medicamentos están censurados de los registros, ya que el partido no “completar el estudio”. Perder la vida en una prueba experimental de drogas en realidad ayuda a la posibilidad de adquirir ese medicamento aprobado de una compañía de medicamentos, porque entre los que reciben, los más enfermos no se cuentan.
“El éxito de la mayoría de las quimioterapias es terrible … No hay evidencia científica de su capacidad de extender de manera apreciable la vida de los pacientes que sufren de cáncer orgánico más común … La quimioterapia para tumores malignos demasiado avanzados para la cirugía, representa el 80% de todos los cánceres , es un páramo científico “.
Si la industria del cáncer está realmente preocupada por el progreso científico, entonces no estaría ocultando sus propias estadísticas. La verdad no teme la investigación.En cambio, sus números están cubiertos en repetidas ocasiones, y la comunidad científica elimina de sus filas a cualquier persona que se niega a aceptar el dogma celoso del establecimiento .No es ciencia. Es la política, y una forma muy mortal de la misma.
“Dos a cuatro por ciento de los cánceres responden a la quimioterapia.”
– Ralph Moss, Ph.D.
A %d blogueros les gusta esto: