AMIGOS Y MÁS

Todas las entradas en la categoría AMIGOS Y MÁS

Por qué introducir precozmente contenidos académicos retrasa el desarrollo intelectual

Publicado 29 noviembre, 2015 por Ana Maria Peña

Fuente: estonoesunaescuela.org

En mi anterior post presenté resumidamente las investigaciones que apuntan a que la introducción temprana de contenidos académicos produce perjuicios a largo plazo. Ahora, en este artículo, quiero profundizar un poco en cómo ocurre esto.

Resulta útil diferenciar aquí entre destrezas académicas y destrezas intelectuales; Lillian Katz hace esta distinción tan apropiada en un artículo reciente publicado por la organización de defensa de los derechos de los niños Defending the Early Years.

 

La diferencia entre destrezas académicas e intelectuales, y por qué estas últimas deberían preceder a las primeras

Las destrezas académicas son, en general, métodos probados de organizar, manipular o responder a categorías específicas de información con vistas a alcanzar determinados objetivos. En relación con la lectura, por ejemplo, las destrezas académicas incluirían la capacidad de nombrar las letras del abecedario, producir los sonidos que cada letra simboliza, y leer en voz alta palabras, incluso nuevas, basándonos en la correspondencia entre letras y sonidos. En relación con las matemáticas, las habilidades académicas abarcarían la capacidad para recitar las tablas de multiplicar y para sumar, restar, o dividir números valiéndonos de procedimientos, de una secuencia de pasos aprendida o algoritmo. Las destrezas académicas pueden enseñarse y se enseñan de hecho directamente en la escuela, a través de métodos como la demostración, el recitado, la memorización, y la práctica continuada. Estas habilidades se prestan a ser medidas a través de tests objetivos en los que cada pregunta tiene una respuesta correcta.

Cada niño o niña es, por naturaleza, un ser intelectual: una persona curiosa, que trata de darle sentido a las cosas, que trata constantemente de entender su entorno físico y social.

Las destrezas intelectuales, por el contrario, tienen que ver con la forma de razonar, hipotetizar, explorar y comprender de una persona, y en general con su manera de darle sentido al mundo. Cada niño o niña es, por naturaleza, un ser intelectual: una persona curiosa, que trata de darle sentido a las cosas, que trata constantemente de entender su entorno físico y social. Cada niña o niño nace con estas habilidades y las desarrolla con el tiempo, a su manera, observando, explorando, jugando, y haciéndose preguntas. Los intentos de enseñar a los niños habilidades intelectuales fracasan inevitablemente, porque cada niño o niña ha de desarrollarlas a su manera, por medio de sus propias actividades autoguiadas. Pero los adultos pueden influir en este desarrollo a través de los entornos que les faciliten. Los niños que crecen en un entorno alfabetizado (en lectoescritura y matemáticas), como un ambiente en el que se les lee a menudo y donde ven a otros leer, en donde se juegan juegos basados en números, donde se miden cosas y estas medidas tienen significado, adquirirán a su propio modo, una comprensión de la finalidad de la lectura y del significado y la razón de ser de los números.

Esto nos acerca al argumento al que quiero llegar: enseñar destrezas académicas a niños que aún no han desarrollado las bases motivacionales e intelectuales necesarias suele ser una pérdida de tiempo, y es a menudo perjudicial. Los niños que no han encontrado aún una razón para leer o un sentido del valor de la lectura se sentirán poco motivados para aprender las habilidades académicas asociadas con ella y tendrán una escasa comprensión de dichas habilidades. Igualmente, los niños que no han alcanzado una comprensión de los números y de su utilidad podrán aprender el procedimiento, por ejemplo, de la suma, pero sin que este procedimiento tenga significado alguno para ellos.

El aprendizaje de destrezas académicas sin la base intelectual adecuada resulta por fuerza superficial. Cuando dejan de hacerse los ejercicios de práctica —por ejemplo, durante las vacaciones estivales— las habilidades se olvidan fácilmente. En esto consiste el típico “retroceso” académico que algunos educadores pretenden reducir manteniendo a los niños en clase todo el año. Nuestros cerebros están preparados para aferrarnos a lo que comprendemos y para desechar lo inútil y que carece de sentido. Por añadidura, cuando se aprende un procedimiento “de memoria”, especialmente si el aprendizaje es lento, costoso, y provoca sentimientos de vergüenza —como suele ocurrir cuando se produce de forma forzada—, este aprendizaje puede llegar a interferir con el desarrollo intelectual necesario para la lectura de verdad y las matemáticas de verdad.

Los niños que han padecido un aprendizaje memorístico pueden perder todo deseo de juguetear con palabras y números, de explorarlos por sí mismos, y no logran por tanto desarrollar los cimientos intelectuales que son requisito para la lectura y las matemáticas reales. Esto explica por qué los investigadores hallan repetidamente que la instrucción académica en preescolar y en las guarderías da como resultado un rendimiento peor, no mejor, en las pruebas académicas en los cursos superiores (ver aquí). Esta es también la razón por la que organizaciones de defensa de los derechos de los niños —como Defending the Early Years y Alliance for Childhood— se oponen con tanta firmeza a la tendencia actual de enseñar destrezas académicas a niños y niñas cada vez más pequeños. Los primeros años de la infancia, especialmente, deberían pasarse jugando, explorando, y desarrollando las bases intelectuales que permitirán luego adquirir las destrezas académicas con relativa facilidad.

En lo que resta de este post voy a repasar algunos hallazgos, comentados en artículos anteriores de mi blog, que sirven para ilustrar la idea de que la instrucción académica puede ser perjudicial y que el aprendizaje de destrezas académicas se produce con facilidad una vez que una persona ha adquirido la base intelectual imprescindible y quiere aprender dichas habilidades.

Foto: "Preschool Workbook", por Corie Howell, CC BY-NC-ND 2.0

Foto: “Preschool Workbook“, por Corie Howell, CC BY-NC-ND 2.0

Ejemplo 1: el experimento de Benezet que demuestra los perjuicios de la instrucción en matemáticas entre primero y quinto de primaria 

Este experimento sorprendente (anteriormente descrito aquí), que ha sido completamente ignorado por el mundo educativo, se llevó a cabo en los años 30, en Manchester (Estados Unidos), bajo la dirección del entonces superintendente de escuelas de Manchester, L.P. Benezet1. En la introducción a su informe escribió: “Hace algunos años que vengo notando que el efecto de introducir precozmente la aritmética ha sido el de embotar y casi adormecer las facultades de los niños para el razonamiento”. Tantos ejercicios, afirmaba, habían logrado abrir una brecha, en la mente de los niños, entre el mundo de los números y la aritmética, y el sentido común. El resultado era que podían efectuar los cálculos tal como se les enseñaban, pero no comprendían lo que estaban haciendo y eran incapaces de aplicar esos cálculos a problemas de la vida real. Empleando la terminología que he introducido en este ensayo, podríamos decir que los niños aprendían las destrezas académicas, de memoria, sin relacionarlas con una comprensión intelectual de los números y de su finalidad.

A raíz de esta observación, Benezet propuso un experimento que incluso en los años 30 parecía descabellado. Pidió a los directores y profesores de algunos de los colegios localizados en las zonas más humildes de Manchester que dejaran de impartir aritmética entre primero y quinto curso de primaria (6 a 11 años). Hasta sexto curso, los niños no aprenderían en clase a sumar, restar, multiplicar ni dividir. Eligió escuelas en zonas humildes porque sabía que si trataba de hacer esto en zonas más adineradas, donde las madres y padres tenían estudios superiores o universitarios, las familias se rebelarían.

Como parte de su plan, pidió a las profesoras que dedicasen el tiempo que normalmente dedicarían a dar aritmética a discusiones de clase, en las que se animase a los estudiantes a hablar de cualquier tema que les interesase, es decir, cualquier cosa que les llevase a mantener una comunicación auténtica y viva. Esto, pensaba, mejoraría sus habilidades para razonar y comunicarse de forma lógica y también sería placentero. Pidió asimismo a las profesoras que permitieran a sus estudiantes practicar midiendo y contando cosas, para asegurarse de que obtuvieran una experiencia práctica con los números.

Para evaluar el experimento, Benezet contó con la colaboración de un licenciado de la Universidad de Boston, quien puntuó a los niños de Manchester en diversos momentos al llegar al sexto curso. Los resultados fueron asombrosos. Al comenzar sexto, los niños que estaban en las clases experimentales, y que no habían recibido clases de aritmética, rindieron mucho mejor que los que habían estado en clases tradicionales tanto resolviendo problemas que se les presentaban en forma de narración, y que podrían resolverse mediante el sentido común, como en comprensión general de los números y las medidas. Por supuesto, al comenzar sexto, los estudiantes que habían estado en las clases experimentales obtuvieron peores resultados en los exámenes estándar de aritmética, en los que los problemas se les presentaban en la forma tradicional y podían resolverse aplicando simplemente algoritmos memorizados. Pero al finalizar sexto aquellos que habían estado en las clases experimentales habían alcanzado el nivel de los otros y se mantenían por delante en la resolución de problemas presentados en forma de narración.

Benezet demostró que cinco años de ejercicios de matemáticas aburridos (y, para algunos, insufribles) podían simplemente descartarse, y que al descartarlos los niños obtenían mejores resultados en sexto que aquellos que habían soportado los ejercicios durante los cinco años anteriores.

En conclusión, Benezet demostró que los niños que habían recibido clases de aritmética un solo curso, en sexto, obtenían al menos los mismos resultados en cálculo estándar, y resultados mucho mejores resolviendo problemas matemáticos en forma de narración que los niños que habían tenido clases de aritmética durante seis años. Esto resultaba aún más sorprendente porque aquellos que sólo habían recibido un año de instrucción procedían de los barrios más humildes, es decir, los barrios en los que anteriormente se habían producido los peores resultados.

¡Menudo hallazgo! Benezet demostró que cinco años de ejercicios de matemáticas aburridos (y, para algunos, insufribles) podían simplemente descartarse, y que al descartarlos los niños obtenían mejores resultados en sexto que aquellos que habían soportado los ejercicios durante los cinco años anteriores. Este es el tipo de investigación que los educadores prefieren ignorar. Si prestaran atención a estos hallazgos su trabajo quedaría en entredicho, porque lo cierto es que eso que Benezet observó en el aprendizaje de las matemáticas puede hacerse extensivo a cualquier asignatura. Los jóvenes aprenden a una velocidad asombrosa, y necesitan poca ayuda, cuando aprenden eso que quieren aprender, a su manera, a su ritmo.

Hoy en día los educadores que tratan de reducir la brecha entre ricos y pobres en aprendizaje académico abogan por comenzar cada vez más pronto con la instrucción de tipo académico entre los más pobres. Pero el estudio de Benezet, entre otros, apunta a que la mejor manera de reducir esta brecha, y de mejorar el aprendizaje en su conjunto, sería comenzar la instrucción académica no más pronto sino más tarde, quizás mucho más tarde.

Foto: "150929-pencil-eraser-writing-homework", por r. nial bradshaw, CC BY 2.0

Foto: “150929-pencil-eraser-writing-homework“, por r. nial bradshaw, CC BY 2.0

Ejemplo 2: preparación del examen de conocimientos matemáticos SAT por parte de alumnos de Sudbury Valley School sin instrucción matemática previa

Este segundo ejemplo supera incluso al de Benezet, aunque no es fruto de un experimento formal. En posts anteriores (aquí y aquí) he explicado el funcionamiento de la escuela Sudbury Valley, ubicada en Framingham (Estados Unidos). Es una escuela que acepta alumnos entre 4 y 18 años de edad, no separa a los estudiantes por cursos, no tiene currículum, no evalúa a los estudiantes de manera formal, y les permite tomar las riendas de su propia educación. Cada estudiante sigue sus propios intereses a su manera. Las investigaciones que se han hecho sobre alumnos que han salido de la escuela muestran que no encuentran ninguna dificultad para desenvolverse en el mundo laboral. Esta es la historia que he contado ya en un post anterior acerca del aprendiaje de las matemáticas en Sudbury Valley.

“Con el fin de averiguar cómo se desenvuelven los alumnos que no han recibido instrucción formal en matemáticas en las pruebas de acceso a la universidad, entrevisté a Mikel Matisoo, el integrante del equipo de Sudbury Valley a quien los niños recurren con más frecuencia cuando están preparando el examen de matemáticas SAT. Me contó que los estudiantes que habitualmente acuden a él son por lo general los que han desarrollado interés por las matemáticas más recientemente; los que tan sólo quieren hacerlo bien en el examen para poder entrar en la universidad que han elegido. En opiníón de Mikel, ” Por la forma en que el SAT está estructurado, es relativamente fácil prepararte directamente para aprobarlo; hay algunos trucos para hacerlo bien”. Por lo general, Matisoo se junta con los estudiantes entre sesenta y noventa minutos a la semana durante seis a diez semanas, y los estudiantes hacen quizás otra hora u hora y media a la semana por su cuenta. Esto suma entre 12 y 30 horas en total de prácticas de matemáticas, para unos estudiantes que posiblemente nunca antes han tenido contacto con las matemáticas formales. El resultado habitual, según Matisoo, es que consiguen una nota en el examen suficientemente buena para entrar en una universidad moderadamente competitiva. Matisoo explica que los chicos y chicas a los que les gustan de verdad las matemáticas, y que sacan las mejores notas en el SAT, normalmente no recurren a él porque son capaces de prepararse por su cuenta.

Cuando los jóvenes están intelectualmente preparados para aprender las destrezas matemáticas y tienen una buena razón para ello, esas destrezas se adquieren con tremenda facilidad.

En el momento en que los estudiantes acuden a Matisoo para que les ayude con las matemáticas, han estado viviendo en un mundo de números unos 16 o 18 años. Han ido absorbiendo, a lo largo de su vida, las “matemáticas de supervivencia” que todos usamos en nuestra vida cotidiana, el tipo de matemáticas que tú y yo recordamos porque las usamos con regularidad. Con esta base, y la experiencia de hacer muchas cosas por su cuenta que implican un razonamiento abstracto, con o sin números, además del hecho de que están motivados para sacarse el examen SAT, pueden aprender fácilmente lo que necesitan para lograr el objetivo que tienen en mente. Todos esos ejercicios, no sólo en los cursos de primero a sexto de primaria, como halló Benezet, sino también en secundaria, son innecesarios. Cuando los jóvenes están intelectualmente preparados para aprender las destrezas matemáticas y tienen una buena razón para ello, esas destrezas se adquieren con tremenda facilidad.

 

Foto: "Reading in Peace", por Susana Fernández, CC BY-ND 2.0

Foto: “Reading in Peace“, por Susana Fernández, CC BY-ND 2.0

Ejemplo 3: cómo aprenden a leer los niños y niñas “unschoolers” y los estudiantes de Sudbury Valley School

En los colegios tradicionales es importante aprender a leer según el calendario que marque la escuela, porque si no lo consigues te van a etiquetar de “lento”, o algo peor incluso, y puedes acabar pensando que eres poco inteligente. Puede que ya siempre vayas retrasado. Pero si no vas a un colegio del esos en los que todo el mundo tiene que ir por el mismo camino prefijado, puedes aprender a leer en el momento que tú decidas. Y cuando esto ocurre, aprender a leer suele ser una experiencia placentera, relativamente fácil, y que a menudo pasa desapercibida incluso para quien aprende.

Los niños no aprenden a leer (o a hacer ninguna otra cosa, en realidad) siguiendo un curso predecible. Esa es la razón por la que nuestras escuelas, fundadas sobre la idea de que todos los niños y niñas pueden aprender siguiendo el mismo recorrido, y al mismo tiempo, fracasan tan estrepitosamente.

Hace algunos años realicé un estudio sobre familias que no escolarizan a sus hijos con el objetivo de averiguar cuándo y cómo aprendían a leer los niños y niñas que no iban al colegio y los que no seguían un currículum en casa. Puedes encontrar ese informeaquí, pero estas son las conclusiones principales:

(1) En los niños y niñas no escolarizados no hay un periodo crítico o edad más apropiada para aprender a leer. Algunos aprenden con mucha facilidad (hasta con 3 años), y otros mucho más tarde (a los 11 años en este estudio). Este momento no parece depender de la inteligencia general sino del interés del niño o niña. Algunos niños, por la razón que sea, sienten interés por leer muy pronto mientras que otros lo hacen más tarde.

(2) Los niños motivados pasan rápidamente de la aparente no-lectura a leer con fluidez. Para los niños motivados, que están intelectualmente preparados, aprender a leer no conlleva los ejercicios interminables y tediosos que les hacemos padecer habitualmente en el colegio. Muchos niños aprenden sin pasar por nada que se asemeje a una lección; otros piden ayuda, que puede consistir en unas pocas lecciones acerca de los sonidos de las letras.

(3) Los intentos de forzar el aprendizaje de la lectura pueden salir por la culata. Los niños (como cualquier persona) se resisten a que les obliguen a hacer algo que no desean hacer, y esto se aplica tanto a la lectura como a cualquier otra cosa.

(4) Los niños aprenden a leer cuando leer se convierte, para ellos, en un medio para lograr un objetivo anhelado. Los niños que quieren leer cuentos que nadie les lee, o que quieren encontrar información que sólo pueden conseguir leyendo, aprenden a leer. Los niños, por su propia cuenta, rara vez aprenden a leer sólo por aprender a leer.

(5) La lectura, como cualquier otra habilidad, se aprende socialmente a través de la participación. Los niños que no saben leer a menudo aprenden a hacerlo mientras alguien les lee a ellos, o jugando juegos que implican leer con niños que ya saben hacerlo.

(6) A algunos niños les interesa antes escribir que leer, y aprenden a leer a medida que aprenden a escribir. Esto sirve para ilustrar el hecho de que los niños aprenden haciendo. La escritura tiene un carácter más evidentemente activo que la lectura, y a algunos niños esto les resulta atractivo. Quieren escribir sus propias historias, pero para ello piden ayuda, y cuando la reciben aprenden a leer. Lo primero que leen son sus propios cuentos.

(7) Los niños no aprenden a leer (o a hacer ninguna otra cosa, en realidad) siguiendo un curso predecible. Esa es la razón por la que nuestras escuelas, fundadas sobre la idea de que todos los niños y niñas pueden aprender siguiendo el mismo recorrido, y al mismo tiempo, fracasan tan estrepitosamente.


Notas:

1 L. P. Benezet (1935/1936). The teaching of Arithmetic: The Story of an Experiment. Publicado originalmente en Journal of the National Education Association en tres capítulos. Vol. 24, #8, pp 241-244; Vol. 24, #9, p 301-303; & Vol. 25, #1, pp 7-8.

Este post es una traducción del original en inglés publicado en la revista onlinePsychology Today.

A ver cómo te lo explico: tu hijo NO necesita hacer deberes.

Publicado 23 noviembre, 2015 por Ana Maria Peña

Captura de pantalla 2015-01-29 a las 21.40.42

La semana pasada, y tras una conversación con mi amiga Noelia López-Cheda a raíz de un post suyo sobre los deberes puse un estado en mi Facebook que hoy, según me han dicho, han reproducido literalmente algunos maestros entrevistados en varios telediarios así que voy a copiar y pegar aquí lo que dije, porque aún no lo había puesto en mi blog :

A ver cómo te lo explico: tu hijo NO NECESITA HACER DEBERES, tu hijo lo que necesita es jugar, jugar mucho pero no a la videoconsola.

Necesita salir a moverse, subirse a los árboles, correr con sus amigos, perseguirse, inventarjuegos, encontrar escondites, reírse a carcajadas, descubrir cosas por sí mismo, conocer a otros niños… Y moverse, moverse muchísimo, con todo su cuerpo y exageradamente, sudando,pasando frío y calor, sintiendo la naturaleza, tocando el suelo, durmiendo en él, manchándose, tocando el barro, encontrando animales…

No necesita conflictos familiares por los deberes, ni enfrentarse solo a tareas que no sabe realizar, ni que el sistema le deje en desventaja porque su realidad familiar es diferente, ni sentirse fracasado, ni coger manía a una asignatura y con ello a todo el aprendizaje…

¿Leer? Sii, necesita leer mucho, para abrir su imaginación…pero necesita ver que a ti también te gusta y que vas con el a una biblioteca porque es divertido y porque van muchos niños, no leer porque tenga deberes.

Cuanto más haga todo esto mejor le irá en matemáticas, en lengua… lo contrario ya está demostrado a lo que nos lleva: “España entre los países donde se mandan más deberes y donde peores resultados académicos se tienen, y cada vez vamos a peor”

Todo esto nos lo explican la psicomotricidad, la psicología, las ciencias de la educación…¿para qué las estudiamos si luego volvemos al modelo de los deberes?

Yo no puedo mandar deberes sabiendo todo esto, me parece una irresponsabilidad que hay que erradicar del modelo de enseñanza.

——

Según la Unión Europea los alumnos españoles dedican más horas que nadie y la OCDE recomienda reducción de deberes.

fuente: http://www.javiquil.com/archivos/4039?utm_source=ReviveOldPost&utm_medium=social&utm_campaign=ReviveOldPost

Si alguien te muestra un punto negro dibujado en la palma de su mano ¡Llama a la policía!

Publicado 17 octubre, 2015 por Ana Maria Peña

Tras el interesante artículo sobre el misterio tatuaje del punto y coma, que intrigó a todos en las redes sociales, hoy queremos hablaros de un nuevo símbolo que podría salvar la vida de miles de mujeres a manos de sus parejas.

En realidad no solo de ellas, sino de cualquier persona, que con independencia de su género,  se encuentre atrapada en una situación de violencia doméstica.

El punto negro, como se conoce a esta iniciativa, es un mensaje de auxilio. Una petición disimulada de ayuda inmediata por parte de los servicios y cuerpos de seguridad. Basicamente significa “Llama urgentemente a la policía, estoy en peligro”. 

La campaña del punto negro.
el punto negro 6

Las personas maltratadas, saben que no están solas, saben que obtendrían ayuda si la pidieran, y saben que hay un número de ayuda gratuito para llamar en busca de asesoramiento, consejo o en ocasiones consuelo.

Obviamente los maltratadores, también lo saben. Y por ello, muchos han restringido el uso del teléfono, el móvil e internet a sus víctimas.

El gobierno y las teleoperadoras, hacen desaparecer de las facturas y registros de llamadas todo indicio telefónico sobre este servicio. Pero aún así, muchas víctimas se encuentran en continua vigilancia, y no tienen la oportunidad de hacer uso de este recurso cuando lo necesitan.

Avisando a un tercero

el punto negro 3

Poniendo un simple punto en la palma de la mano, la víctima podría avisar a un tercero para que este llamara a la policía sin realizar ningún gesto que alertase a su maltratador.

Sin embargo, como otros símbolos, señales de tráfico, banderas, etc… su eficacia depende de que las personas sean capaces de reconocer su significado y actúen en consecuencia. Todos sabemos que ante un semáforo en rojo debemos parar, y deberíamos saber que un punto negro en la palma de la mano es un mensaje de auxilio.

“El punto negro significa que eres una persona superviviente de la violencia doméstica, y que necesitas ayuda pero no puedes pedirla porque tu maltratador te está observando”.

Cómo actuar

el punto negro 1

Si ves a una persona en actitud cohibida y acompañada, ya sea en un negocio, transporte público o por la calle, y en un acto disimulado te enseña expresamente un punto en su palma de la mano; es importante que no te pongas nervioso, te hagas el sorprendido o cambies de actitud. Simplemente, actúa con naturalidad.

Observa bien a esa persona y a su/s acompañante/es, intenta memorizar cómo es, qué signos le distinguen y su vestimenta. Si estás dando un servicio, por ejemplo servir un café o una comida, auséntate, llama a la policía y explícales que hay una persona que te ha pedido ayuda por gestos y que deben acudir al lugar.

No temas hacer el tonto, es preferible ser precavido que lamentarse. Incluso si ha sido una confusión, cosa poco probable, los servicios y cuerpos de seguridad prefieren contabilizar una falsa alarma, que una víctima.

Tras la llamada a emergencias, continúa con tu trabajo con naturalidad, e intenta retrasar el pedido lo máximo posible en espera de los profesionales.

Si se marchan, o simplementes seguíais caminos distintos, no te preocupes, la policía sabrá que hacer. Recuerda que lo importante en estas situaciones es no llamar la atención. Por descontado, no te hagas el héroe, y permanece margen.

Deja que la policía actúe, y permanece con el teléfono operativo por si necesitan volver a hablar contigo.

El movimiento.

el punto negro 2

Recordando su años de calvario, la antigua víctima de violencia doméstica Danielle Tredgett, pensó en cómo el miedo y la constante vigilancia le habían impedido buscar ayuda en tantas ocasiones. Su caso hubiera sido más sencillo si otra persona hubiera pedido ayuda en su lugar.

Con esta idea comenzó a pensar en lo bueno que sería tener un símbolo sencillo, fácil de hacer y de borrar con el que alertar a otro, y así nació Black Dot Campaing. (Campaña del punto negro)

el punto negro 4

Desde entonces miles de asociaciones contra la violencia se han sumado y difundido este nuevo código, con la esperanza de salvar la vida de miles de personas. Ahora está en tu mano ayudarles, difunde el mensaje.

Fuentes: hufftingpost, Blackdotccampaing, canal44, campaña del punto negro.

Sabiduria para el NO APEGO… por Alejandro Jodorowski

Publicado 8 febrero, 2015 por Ana Maria Peña

1.- He parido un hijo que no es mío. Lo entrego al mundo. 

2.- Este hijo no ha venido a cumplir mi proyecto, ni los proyectos de mi árbol genealógico, sino el suyo propio. 

3.- No lo bautizo con ningún nombre ya presente en el árbol genealogico, ni con nombres que le impriman un destino. 

4.- Se lo doy todo, lo crío con afecto, sin dejar de ser yo misma, sin adicción al sacrificio, sino con responsabilidad y desde la libertad. 

5.- Le ofrezco herramientas que ayuden a construir el edificio de su propia vida, pero acepto que tome libremente las que él juzgue adecuadas y rechace las inadecuadas para él. Me doy cuenta de que la mejor manera de enseñar a un hijo es con límites,  y con el ejemplo. 

6.- Acepto que deje de llamarme “mamá” cuando él lo decida, para pasar a llamarme por mi propio nombre, porque así rompe lazos de dependencia y la relación entre ambos se equilibra. 

7.- Le permitiré y facilitaré que tenga un espacio privado e íntimo en la casa que sienta como su propio territorio. 

8.- En cuanto a la elección de sus amistades, de su carrera, de sus actividades de ocio, etc., le escucho, le doy mi parecer, pero no selecciono nada por él, ni le prohíbo ni lo obligo. 

9.- Dejo que mi hijo cometa errores, que se caiga, que no sea perfecto. Comprendo que cada fracaso es un cambio de camino y con ellos se crece cada día; si lo protejo demasiado lo, nunca será adulto. 

10.- Jamás definiré a mi hijo (“es tranquilo”, “eres nervioso”, “es tímido”…), porque entiendo que los niños se forman su auto concepto a partir de lo que sus padres dicen de él. Mejor le transmito que dentro de él están todas las posibilidades del ser y que lo es todo en potencia.

http://espanol.babycenter.com/thread/895663/sabiduria-para-el-no-apego-por-alejandro-jodorowsky-#ixzz3R5J1eekH

ESTUDIOS DE LA UNIVERSIDAD DE PITTSBURGH SOBRE LA TERAPIA REIKI EN PACIENTES ONCOLÓGICOS.

Publicado 26 enero, 2015 por Ana Maria Peña

En el Departamento de Anestesiología de la Universidad de Pittsburgh en los EE.UU. se realizó un estudio médico que recoge las mejoras sintomáticas en pacientes aquejados de cáncer, tras haber recibido tratamiento de reiki en los propios centros oncológicos en los que se encontraban ingresados. Este estudio fue llevado a cabo por los investigadores Marcus DA, Blazek-O’Neill B, Kopar JL.
El objetivo de este estudio fue el de analizar los beneficios percibidos por pacientes oncológicos tras recibir sesiones de reiki. La metodología fue la siguiente: durante un período de 6 meses, se invitó a pacientes adultos de un hospital universitario a recibir reiki a través de voluntarios. Tras estas sesiones de reiki, se solicitó a los pacientes a completar una encuesta en la que se preguntaba sobre los cambios percibidos tras recibir las sesiones de reiki.
Los cambios en el dolor, el estado de ánimo, la angustia, el sueño y el apetito se calificaron en una escala de 5 puntos: desde ningún beneficio (0) a gran beneficio (5). Las encuestas se distribuyeron después de completar el tratamiento y fueron recogidas en sobres con franqueo pagado.
 
Los resultados fueron obtenidos a partir de un total de 145 encuestas (con una tasa de respuesta del 34,5%). El tratamiento con reiki fue calificado como una experiencia positiva en un 94% en el centro hospitalario universitario y del 93% en los demás centros oncológicos, así mismo el 86% de los pacientes se mostraron interesados en recibir sesiones de reiki adicionales.
 
La mejoría sintomática fue similar en todos los pacientes, el 89% calificó la mejoría como de gran beneficio. La mejora en la relajación recibió el 86% como gran beneficio. Esta misma escala de gran beneficio recibió el 75% en la reducción de la ansiedad y de la preocupación. El 81% (hospital universitario) y el 78% (otros centros oncológicos) de los pacientes lo calificaron como un gran beneficio en relación a su estado de ánimo; mientras que el 43% y el 35% lo calificaron como gran beneficio para mejorar el sueño. El 45% y el 49% percibieron un gran beneficio en la reducción del dolor. Así mismo el 75% y el 63% notaron una gran mejoría en su actitud, y el 30% del total de pacientes mejoraron su apetito.

Publicado por: Ángeles Torres

FUENTE: http://espacioreikimadrid.blogspot.com.es/2015/01/estudios-de-la-universidad-de.html?spref=fb

INFORME DE LAS ENERGIAS PARA ENERO DEL 2015

Publicado 13 enero, 2015 por Ana Maria Peña
Por Kate A. Spreckley
http://www.spiritpathways.co.za
6 de enero 2015
Traducción: Fara González López
Difusión: El Manantial del Caduceo
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm
https://www.facebook.com/ManantialCaduceo
Este tiempo en nuestra historia humana tiene mucho poder porque somos llamados a crear un mundo basado en la conciencia del corazón y en los principios de la conciencia de unidad.
Nuestro mundo está cambiado a un ritmo rápido a medida que continúan desbaratándose las viejas estructuras y patrones y somos obligados a re-evaluar nuestras vidas y la manera en la que elegimos vivir. El ritmo al que nos enfrentamos con los viejos patrones y bloqueos energéticos ha incrementado significativamente y se puede sentir como si fuésemos lanzados de un extremo al otro sin pausa. Nuestra mayor responsabilidad en este tiempo es reconectarnos con nuestro poder Espiritual  y convertirnos en canales claros de sabiduría y compasión.
Muchos pueden preguntarse en un momento u otro por qué han encarnado aquí en este momento. ¿Cuál es el propósito? ¿Qué vinimos a hacer aquí? Ahora más que nunca surgen estas cuestiones a medida que avanzamos hacia este Año Nuevo y comenzamos a crear activamente una nueva Tierra. Podemos estar seguros de que estamos aquí para actuar y para completar ciertas tareas que son tanto únicas como esenciales para nuestro crecimiento y sanación individual y colectiva. Los últimos años han sido un tiempo de transformación y despertar masivo donde se han anclado nuevos patrones de energía en nuestro planeta creando un despeje significativo de energía tóxica. Este despeje ha dejado espacio para energías de vibración superior que deben anclarse dentro de nuestros cuerpos físicos y por tanto dentro de la Tierra. A medida que estas energías se anclen todos los aspectos de nuestros campos energéticos se unifican creando un núcleo estable y equilibrado que nos sostendrá a lo largo de los próximos cambios.
Con un nuevo año viene un nuevo ciclo, preñado con la posibilidad de una nueva vida y nueva dirección. En este año aparecerán muchas oportunidades para que integren energías de vibración superior en su experiencia. La integración y unificación de energías superiores dentro de su campo energético continuará en gran parte de este año a medida que continúan las entradas de olas de luz desplazándose a través de la conciencia colectiva.  
Estas olas de energía profundizarán la conexión de ustedes con lo Divino y activarán su sabiduría interna del Alma, conocimiento y el entendimiento necesario para continuar manifestando una nueva realidad. La energía del 2015 se enfocará en la activación de sus sueños, intenciones e ideas y a medida que el año avanza entenderán cuál será la mejor forma de actualizar una nueva vida que sostenga las necesidades de su corazón, Alma y Espíritu.
Es esencial que apliquen la sabiduría y conocimiento que han adquirido en los últimos años al hacer elecciones y actuar. Eviten caer en el hábito de viejos patrones de temor y limitación. Recuerden que la programación basada en el temor los mantendrá estancados dentro de viejos patrones y creencias imposibilitando que creen su nueva realidad. Lo que creen en este año debe ser alimentado por la nueva percepción y energía que han alcanzado hasta ahora. Sus elecciones deben empoderarlos para crear activamente y manifestar el sendero de su naturaleza Divina y el sendero de su corazón.  
La energía en enero expandirá su percepción y recargará su campo energético. Están en la fase final de una gran liberación, que sirve para liberar todo lo que ya no les sirve. Con esta liberación pueden sentir síntomas físicos como son dolores de cabeza, en el pecho, palpitaciones cardiacas, calambres, mareos y más. Pueden encontrarse enfrentados con oportunidades que despejarán los remanentes de residuos del pasado año siendo guiados a liberar lo que les limita o disminuya su energía en cualquier forma. Para algunos este puede ser el final de una relación que ya no cumple su objetivo. Para otros pudiese significar una purga de viejos patrones mentales y emocionales. Pudiese ser tan sencillo como la necesidad de hacer una limpieza de primavera. Lo que sea que se sientan inclinados a liberar los sacará de su zona de comodidad para revisar y reflexionar respecto a lo que ha moldeado su realidad actual para descubrir nuevas formas de vivir y ser que sirvan al crecimiento de su Alma. Esto los llevará a un nuevo espacio, un espacio para nuevas oportunidades de expandir su entendimiento de la creación y el proceso mediante el cual manifiestan su vida.  
El camino que han seguido hasta ahora no siempre ha sido fácil. Seguir el sendero de su corazón exige fortaleza y coraje. Requiere que vayan más allá de las limitaciones del temor para que puedan abrir su corazón, liberar su Alma y vincularse conscientemente con su Espíritu.
Debido a sus esfuerzos del pasado, el 2015 promete ser un año muy diferente, un año donde pueden actualizar plenamente los frutos de su crecimiento.
Las intuiciones que tengan durante este mes les permitirán actuar en la creación y manifestación del cambio y nuevos comienzos necesarios. Para que puedan utilizar plenamente esta energía, deben acelerar el paso y avanzar sabiendo que son guiados, apoyados y amados Divinamente.
En este año es vital que escuchen la guía intuitiva que reciben y actúen en consecuencia. Estén abiertos a abrazar lo nuevo. Construyan una conexión interna más profunda para que puedan ser apoyados a abrazar lo desconocido y reconectarse con su destino personal. Ahora es el momento para comprometerse plenamente a actuar en la creación de la vida a la que están destinados. Fijen sus intenciones y despierten sus sueños. Enfoquen su percepción y permitan que su corazón les guíe en todas sus acciones. Accedan a la creación siempre fluida que reside profundamente en su interior y experimenten una fuente abundante de energía e inspiración.     
Compartan su naturaleza Divina en servicio con este mundo y re-descubrirán la magia que contiene cada momento.
Este artículo puede ser republicado como está, sin cambios y con todos los vínculos activos © Kate Ann Spreckley http://www.spiritpathways.co.za
Pueden descargar las canalizaciones y artículos de Kate Spreckley en español, en archivo Word, enhttp://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

MAMA TAMBIEN LLORA -CARTA ABIERTA A PADRES Y EDUCADORES

Publicado 4 enero, 2015 por Ana Maria Peña

Lucía Galan.

– Mamá, ¿Qué te pasa? ¿Estás llorando?

– No, cariño, es que se me ha metido una motita de polvo en el ojo…

Vivimos en un mundo en el que, ser los primeros, es lo más importante. Examinan a nuestros hijos continuamente y ellos sólo buscan el sobresaliente. Se les prepara para afrontar el éxito, para celebrar los triunfos. Se les repite hasta la saciedad: “No llores. Tienes que ser fuerte. ¡Eres el mejor!”

Hace unos días, me echaba las manos a la cabeza cuando una amiga me comentaba que en el colegio de su hijo hacían olimpiadas de matemáticas con cronómetro en mano y frente a un tribunal; olimpiadas de ciencias, olimpiadas de deletrear y todo ello con niños de apenas 7-8 años. ¿Pero estamos locos o qué?

Por supuesto, el único ganador era el primero…los 25 niños restantes de la clase se veían como perdedores.

¿Qué está pasando? Invertimos años en preparar a nuestros hijos para el éxito y no nos damos cuenta que la vida está llena fracasos, de decepciones, de pequeños y de grandes obstáculos, de momentos de tristeza, de duelo, de soledad. ¿Y eso es signo de debilidad de la especie humana? No; es la vida.

¿De verdad pensáis que los niños de hoy en día están preparados para afrontar dificultades? ¿Es casualidad que pediatras, psicólogos y psiquiatras infantiles cada vez tengamos más casos de depresión infantil y de ansiedad? ¿En qué cabeza cabe que un niño de 9 años se le diagnostique de Depresión o de Trastorno de Ansiedad Generalizada teniéndolo todo, supuestamente, a su alcance? Es evidente que algo no estamos haciendo bien.

Con perdón, me importa un pimiento que mi hijo sea el más rápido en cálculo mental. Lo que no consiento es que se venga abajo por ser el segundo, el tercero o incluso, porque no haya sido seleccionado entre los 10 primeros.

Lo que de verdad me importa, lo que me quita el sueño, en lo que invierto toda mi energía y esfuerzo, es en desarrollar su inteligencia emocional.

Lucho por que sea generoso, porque la empatía sea su  punto fuerte. Me desvivo porque muestre sus emociones, porque me hable de sus debilidades, porque él mismo, encuentre soluciones a sus problemas. Peleo a diario por hacer de ellos personas autosuficientes emocionalmente. No pasa nada por no ser el primero de clase si te has esforzado al máximo.

Premio el esfuerzo, la entrega, la generosidad, la lealtad, la lucha y la solidaridad. Esos son los valores vitales, los valores de vida.

¿Quién les prepara para el fracaso, para la decepción, para el desengaño? ¿Lo habéis pensado alguna vez?

La sociedad recibe con los brazos abiertos a los triunfadores, les prepara para los aplausos.Yo prefiero preparar a mis hijos para las dificultades; fortalecer su autoestima, su capacidad resolutiva, su positivismo, su espíritu de lucha. ¿Por qué valoramos tanto el éxito? Porque antes hemos pasado por un camino más o menos angosto de lucha ¿o no?

No somos máquinas. Nosotros, los padres, no lo somos, lo sabéis muy bien. No pretendas entonces que tu hijo lo sea.

No quiero que mis hijos piensen que su madre es una superwoman, siempre preparada, siempre lista para todo, siempre cantarina y perfecta. ¿Ese es el ejemplo que quiero que sigan? Y si con el paso de los años van encontrando dificultades a lo largo de sus vidas ¿Qué pensarán? “Yo no he sido capaz… Mamá se decepcionaría…No puedo mostrar debilidad. Mi madre siempre ha sido tan fuerte”

Bueno, hijos– les he dicho a mis niños en alguna ocasión- Mamá no es perfecta. Mamá también se equivoca y cuando lo hace, rectifica y pide perdón. Mamá, como todo el mundo, llora cuando está triste. Esto que ves, no es una motita de polvo en el ojo; son lágrimas, cariño”

Quiero que mis hijos vean que su madre es de carne y hueso. Que no se avergüenza por llorar o por estar un poquito triste en circunstancias puntuales, que no se esconde.

Quiero que lo vivan como algo natural… porque cuando a ellos les ocurra se acordarán de mí y lo asumirán como normal. Aceptarán su estado de ánimo y sacarán la fuerza necesaria para superar todo lo que obstaculice el camino hacia su felicidad.

Los hijos no necesitan súper-padres, ni dioses; les da igual que su papá sea médico, abogado, camarero o que esté en el paro. Los hijos quieren un padre y una madre que estén a su lado, que jueguen con ellos, que les expliquen las cosas, que les cuenten historias…que hablen su mismo lenguaje. No quieren que les colmemos de regalos materiales; es mucho más sencillo: sólo quieren tiempo junto a nosotros.

Los niños deben vernos como seres humanos, no como superhéroes, para eso ya tienen las películas. Si te equivocas con tu hijo, no pasa nada, pídele perdón:“Perdona cariño, me he equivocado. ¿Me perdonas? ¿Empezamos de nuevo?”

¿Sabes lo que supone para un hijo que sea el padre o la madre el que le diga eso? No hay mejor ejemplo.

No le des tantas órdenes a tu hijo, no le llenes de reglas. Empieza tú. Elogia su buena conducta con besos, con abrazos, con mucho, mucho cariño. No le premies con excesivos juguetes. Si se ha equivocado, dale la oportunidad de rectificar “Yo también me equivoco, cielo. Vamos a intentarlo de nuevo”.

Enseña a tus hijos a disfrutar de los placeres sencillos, en ellos está la verdadera felicidad. Suelo jugar a mis hijos a un juego que les divierte mucho en la mesa. “Que suerte tengo..”- lo he llamado.

Empiezo yo: “Que suerte tengo que hoy no trabajo y estoy aquí con vosotros desayunando”.

Mi hijo: “Que suerte tengo que mamá hoy me viene a buscar al cole y no cogeré el autobús”.

Mi hija: “Que suerte tengo que me ha tocado la tostada más grande”… Siempre terminamos riéndonos a carcajadas.

Cuéntales historias. Historias reales, de tu trabajo, de tu día a día. Estimula su imaginación, su creatividad, su empatía… Emociónate con ellos. Comparte aquellos vídeos que veas por internet que te hayan llegado hondo. Explícaselos y responde a todas sus preguntas. ¡Te sorprenderás con lo que se les ocurre!

Anímales a que sean emprendedores. A que no tengan miedo a equivocarse, sino a no intentarlo. A rectificar si van por el camino equivocado. A levantarse ellos solos si se caen. A pedir perdón y a aceptarlo también. Contra la frustración: la perseverancia, la constancia.

Y recuerda que educar no es repetir siempre las mismas palabras; educar es enseñarles a soñar, a probar, a crear, a luchar y a creer en ellos mismos.

Fuente:http://www.piensaesgratis.com/bloggers/mama-tambien-llora-carta-abierta-a-padres-y-educadores

A %d blogueros les gusta esto: