El corazón tiene un cerebro independiente con comunicación neurológica

Publicado 8 marzo, 2017 por Ana Maria Peña

Annie Marquier, matemática e investigadora de la conciencia, postula que el organo que bombea la sangre al resto del cuerpo, cuenta con un sistema nervioso independiente y bien desarrollado con más de 40.000 neuronas.

Intelecto e inteligencia no son lo mismo y es por eso que hay tantas dificultades para armonizar ambos aspectos. Tenemos tremendas diferencias y pugnas internas en términos de qué queremos realmente, lo que nos dice el deseo feroz del corazón o el deber al cual nos llama nuestro cerebro.

¿Cómo sucede esto? ¿De dónde proviene esa fuerza mayúscula que muchas veces nos hace tirar por la borda lo más lógico y conveniente? Una bomba de sangre que propulsa la vida a cada rincón de nuestro cuerpo, no sólo tiene la épica misión de ser “la” herramienta para la vida; según Annie Marquier, matemática e investigadora de la conciencia, gracias al corazón tenemos una forma de “pensar” emocional dado a que cuenta con un cerebro propio e independiente.

Pascal decía que  “El corazón tiene razones que la razón desconoce”. Y de cierta manera aún siendo completamente escépticos frente a las manifestaciones emocionales y su supuesta ingerencia, sabemos que el corazón tiene un funcionamiento misterioso en donde el cerebro pocas veces puede dominar la situación. Esto puesto que el corazón envía más información al cerebro de la que recibe, es el único órgano del cuerpo con esa propiedad, y puede inhibir o activar determinadas partes del cerebro según las circunstancias.

El cerebro del corazón cuenta con un sistema nervioso independiente y bien desarrollado con más de 40.000 neuronas y una compleja y tupida red de neurotransmisores, proteínas y células de apoyo.

Marquier, que participó en la creación de la comunidad de Auroville con Sri Aurobindo y Krishnamurti, plantea que estos descubrientos a penas están siendo incorporados y que existe un gran potencial para evolucionar por medio de las ondas electromagnéticas que emite el corazón que son 5.000 veces más intensas que las del cerebro y que se extienden de dos a cuatro metros a nuestro alrededor, generando homeostasis o equilibrio en todos los sistemas de nuestro cuerpo y el de los demás, liberando oxitocina e inhibiendo la hormona del estrés, o al revés de tenerse sentimientos negativos que caotizan las emisione del corazón.

Parece de ciencia ficción, pero no lo es. Es parte de las maravillas de la naturaleza y la conexión perfecta que existe entre todos los seres vivos que habitan el planeta. La conclusión a la que llega la maestra, es queel amor del corazón no es una emoción, es un estado de conciencia inteligente. Y si enlazamos esto a quetodos los animales, mamiferos, aves y pulpos tienen conciencia, podemos ver claramente que debemos hacer un esfuerzo como humanidad para despertarla y vivir en armonía como las demás especies que practican el amor como base para relacionarse.

Fuente: “El corazón tiene cerebro”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: