La terapia nutricional contra enfermedades genéticas

Publicado 13 febrero, 2017 por Ana Maria Peña

Por el Dr. Héctor E. Solórzano del Río
Profesor de Farmacología del CUCS de la Universidad de Guadalajara y Presidente de la Sociedad Médica de Investigaciones Enzimáticas, A.C.

Los médicos que estamos nutricionalmente orientados hemos descrito algunas veces el uso de los complementos alimenticios como “terapia precursora”. Una de las razones es proveer grandes cantidades de los ladrillos bioquímicos enzimáticos para incrementar su actividad biológica, lo cual a su vez promueve una salud sólida.

En un artículo nuevo, el Dr. Bruce N Ames de la Universidad de California en Berkeley y uno de los biólogos celulares más respetados del mundo, ha tomado el concepto de ” terapia precursora” un paso más adelante. En la revista llamada en inglés American Journal of Clinical Nutrition, el Dr. Ames describió el uso de las vitaminas de alta potencia y otros complementos en el tratamiento de más de 50 enfermedades — incluyendo problemas cardiacos, cáncer, la enfermedad de Alzheimer, migrañas y la intolerancia al alcohol — causadas por defectos genéticos (Ames BN, Elson Schwab H, Silver EA. High-dose vitamin therapy stimulates variant enzymes with decreased coenzyme binding affinity (increased Km): relevance to genetic disease and polymorphisms. American Journal of Clinical Nutrition, 2002;75:616-658).

El Dr. Ames pronostica con optimismo una nueva era médica en la cual los médicos evaluarán las debilidades genéticas individuales de sus pacientes, entonces prescribirán complementos alimenticios específicos para compensar esas debilidades. Al suministrar altas dosis de los nutrimientos requeridos, se elevan las concentraciones de los cofactores tisulares y por ello se incrementa la actividad de la enzima defectuosa.
De acuerdo al Dr. Ames, un tercio de las mutaciones genéticas o sitios dañados en los genes reducen la afinidad de enlace de las enzimas a las coenzimas o substratos dependientes de vitaminas. Esto quiere decir que una mutación corre un alto riesgo de prevenir que una enzima se enlace con su vitamina requerida u otro nutrimento. Como consecuencia, la actividad enzimática se hace lenta, las reacciones bioquímicas esenciales fallan y aumenta el riesgo de enfermedades.

Algunos de los defectos genéticos conocidos como polimorfismos, pueden ser innatos o pueden estar causados por un daño a los genes por radicales libres relacionados con la edad.

En este artículo, el investigador se enfoca en algunos nutrimientos como el complejo B, la vitamina D, la vitamina E, la vitamina K, el ácido alfalipóico y la carnitina.

Por ejemplo, un defecto en cómo procesa el cuerpo a la vitamina B-2 y el ácido fólico afecta del 10 al 20 % de la población, lo cual puede aumentar el riesgo de migraña, malformaciones congénitas y enfermedad cardiaca coronaria. Grandes dosis de complementos nutricionales pueden aumentar la cantidad de cofactores enzimáticos y prevenir o revertir el problema.

Similarmente se ha demostrado que grandes cantidades de la vitamina B-6 son útiles en el tratamiento de la ansiedad, la hostilidad y la depresión. Esta vitamina se requiere para la producción corporal de muchos neurotransmisores — los químicos de la comunicación cerebral — y los complementos pueden incrementar la producción de serotonina, un neurotransmisor que frecuentemente se encuentra bajo en las gentes que sufren de depresión y otros trastornos psiquiátricos.

Un caso muy interesante, fue cuando Lucille Hurley encontró que cuando se hacían deficientes en manganeso a ratonas embarazadas, tenían productos con ataxia. En alguna ocasión tuvo un grupo de ratones que eran congénitamente atáxicos. Se le ocurrió administrarle a las ratonas embarazadas grandes cantidades de manganeso. El resultado de esto fue que la descendencia no fue atáxica. Con este experimento se pudo demostrar que un defecto genético (el cual es un defecto enzimático) no necesariamente se va a manifestar. Para lograrlo, debemos de manipular el medio ambiente nutricional para compensar ese defecto.

En conclusión, las terapias nutricionales de altas dosis han sido eficaces para mejorar cerca de 50 enfermedades genéticas. Los ejemplos discutidos en la publicación son para representar sólo una pequeña fracción del número total de enzimas defectuosas que responderían a la terapéutica bioquímica nutricional.

Anuncios

Un comentario el “La terapia nutricional contra enfermedades genéticas

  • Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s

    A %d blogueros les gusta esto: