4 Maneras de mantener la calma cuando tu hijo no te obedece

Publicado 22 enero, 2017 por Ana Maria Peña

«Mi hijo es el niño más caprichoso y desobediente del mundo», tal vez este tipo de pensamiento se le ocurre a cada padre. Y cuando todo sale mal y es difícil controlar al niño, o varios niños, todos los consejos de los psicólogos se esfuman de la cabeza.

Genial.guru te invita a conocer cuál es el motivo de la mayoría de los problemas con los hijos y conocer 4 maneras de cómo luchar contra el monstruo de la desobediencia infantil.

1. Inventa un enfoque especial, el juego es la clave

Problema. Cuando un hijo hace todo a su manera y va en contra de las reglas establecidas por sus padres, es completamente normal. Lo anormal es si esto se ha vuelto una costumbre. Tal vez el motivo sea que el niño no te escuche o simplemente se lo explicas en un lenguaje que no comprende.

Solución. Supongamos que tu hijo sistemáticamente tira la basura afuera del bote. Enséñale «la técnica de los espías secretos» para hacerlo correctamente y la próxima vez invita a tu hijo a que tire la basura al estilo de «los espías».

2. Explícale que pasas por un momento difícil, dialoga

Problema. A menudo sucede que, como consecuencia de la falta de sueño u otro tipo de problemas de la vida, simplemente no tienes fuerzas para jugar o calmar a tu hijo, lo cual provoca enojo e irritación hacia el pequeño travieso.

Solución. Dale a entender a tu pequeño que no le puedes prestar atención porque estás pasando por una situación difícil y que dentro de un pequeño lapso de tiempo esto pasará. Tu hijo ya no te estará molestando porque no es él quien tiene que cambiar sino las circunstancias.

3. Recuerda cómo eras tú en tu infancia, ten paciencia

Problema. Tal vez hay algo que te irrita mucho en la comunicación con tu hijo: cambiarle la ropa, peinarlo, ciertos gestos o patrones de conducta.

Solución. Si te molesta que tu hijo se ponga caprichoso a la hora de peinarlo o bañarlo, recuerda aquellos tiempos cuando tu mamá, que se dedicaba a esto, te hacía llorar también. Al ver este problema de un lado, empezarás a tomarlo con más paciencia e incluso, con humor.

4. Ponte de acuerdo con tu media naranja

Problema. Cuando tienes situaciones de estrés, se te está haciendo tarde, la comida en la estufa está a punto de quemarse, alguien te está llamando por teléfono y, para el colmo, todo esto sucede 5 minutos antes de salir de la casa o cuando te distraes un minuto… descargas tu enojo en tus hijos.

Solución. En estos casos es importante que recuerdes a tu familia. ¿El padre de la familia, que en esos momentos duerme tranquilamente sin importarle los gritos infantiles, no te provoca una sonrisa de «ternura»? Habla con tu marido acerca de cómo distribuir mejor las tareas del hogar y cómo actuar en este tipo de situaciones juntos.

Es importante recordar que no debes permitir que en la conciencia del pequeño se siembre la idea de que él es el motivo de todas las desgracias que suceden en el hogar, y entonces entre padres e hijos reinará un entendimiento mutuo. Pero para conseguirlo debes tener paciencia, actuar con serenidad y perseverar; cuando menos te lo esperes, todo en tu hogar funcionará como un relojito.

Foto de portada 20th Century Fox
Fuente del material mel.fm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: