NO ESTAS MURIENDO, ESTAS MUTANDO, SÍNDROME DE FATIGA CRÓNICA

Publicado 30 mayo, 2013 por Ana Maria Peña

Para mí no existe ninguna duda de que lo que unos llaman “El Proceso del Cuerpo de Luz” para otros se traduce en “Síndrome de Fatiga Crónica”. Yo puedo darles una pista general e indicar una dirección que creo correcta, pero no puedo poner el punto final con pruebas definitivas.También es importante aceptar que un médico, que solamente esté orientado por los cánones de la medicina tradicional, no quiera reconocer que el Síndrome de Fatiga Crónica tiene una perspectiva espiritual y que para otras personas significa solamente el Proceso del Cuerpo de Luz, o el Proceso hacia la Ascensión.

Aún si pudiera probar con certeza mi afirmación, esto tampoco serviría de nada a un médico, porque no sería aceptable, desde el punto de vista científico, el diagnosticar a su paciente que tiene los síntomas del “Proceso del Cuerpo de Luz”. Hay que dejar en claro, sin embargo, que cuando surge el nombre de “Síndrome de Fatiga Crónica” muchos médicos no logran comprender nada.

Como lo dije antes, el CFS figura en la WHO con el código de diagnóstico G 93.3 y el nombre específico de Encefalomyelitis Myálgica. Pero este es solo uno de los nombres con que los médicos han clasificado al proceso del Cuerpo de Luz en el transcurso de sus investigaciones. Se han dado distintos nombres a la misma dolencia de acuerdo con los síntomas que en cada caso entren en consideración: Encefalomyelitis Myálgica por los intensos dolores de cabeza que se presentan, Fibromyalgia por los dolores en músculos y los miembros.

Otros investigadores consideran que la CFS es cau-sada por un virus y entonces lo llaman Síndrome de Agotamiento postviral, o Síndrome de Fatiga Postinfecciosa. Hay también aquellos que lo asocian con fallas del Sistema Inmune y entonces el nombre de la etiqueta es Síndrome de cansancio por disfunción Inmunitaria (MIDS). Hay quienes creen que se debe a una falla en las funciones hormonales y especialistas que se concentran mas en los síntomas psiquiátricos de los pacientes.

El Elefante.

Pero todos, tanto médicos practicantes, como científicos, en sus investigaciones escolásticas pasan por alto que la totalidad de esos síntomas representa al Proceso del Cuerpo de Luz. Cada grupo trabaja aisladamente, apartado del otro y ni siquiera sospechan que existe una conexión íntima entre todas sus teorías. Desde hace algún tiempo algunos investigadores y médicos han comparado las similitudes con otras listas de enfermedades nuevas, y se dan cuenta que para esta no parecen tener ninguna claridad en cuanto a sus causas, ni tampoco sobre un tratamiento apropiado para su curación.

Me recuerdan a la conocida historia del elefante que relata que en una ocasión 5 hombres con los ojos vendados trataron de describir lo que cada uno podía percibir del elefante. El primero palpó su pierna, otro la trompa, un tercero la barriga etc. Cada uno iba dando una descripción de acuerdo a su percepción particular, creyendo que habían captado al ser total. Igualmente, cuando los científicos estén mejor dispuestos a compartir sus hallazgos particulares unos con los otros, se hallarán más cerca de encontrar la totalidad de la verdad sobre aquello que buscan.

El rechazo.

Una vez más vuelvo a mi afirmación anterior de que al CFS debe identificársele con el Proceso del Cuerpo de Luz. Pero esto, no solamente lo ignoran los médicos, sino que muchos pacientes hasta ahora jamás han escuchado esta afirmación.
Toda evidencia de que las causas del CFS sean invisibles y provengan del nivel espiritual es sistemáticamente rechazada. En algunos libros que he consultado mencionan explícitamente que se cree que muchos pacientes de CFS puedan estar negando un supuesto problema psicógeno (que tiene que ver con la psiquis) capaz de desencadenar los síntomas. Porque como regla general no se ha llegado a identificar en los laboratorios ninguna causa física de su desorden. Este diagnóstico los lanza al mundo de los estimulantes psíquicos, los antidepresivos y con ellos les exponen a la incomprensión de su médico, de la familia y de los colegas en el trabajo.

Rara vez se alimenta en estos pacientes la esperanza de que algún día se detectará un virus, algún veneno en el medio ambiente, o alguna causa externa que pueda ser el punto de partida del CFS. Si esto ocurriera quedarían rehabilitados ante los ojos del mundo que los rodea y su enfermedad sería por fin reconocida y tomada en serio como tal.

Visita al médico.

Dentro del sistema vigente quedan los despiertos Trabajadores de la Luz provisionalmente en desventaja y el hecho de que tengan conocimiento de la verdadera causa de su enfermedad pasa a ser una información secundaria. Esto no les ayuda a remediar su situación inmediata. Que estén experimentando un síntoma o varios del Proceso del Cuerpo de Luz no importa. De todas formas necesitan ayuda terapéutica, incapacidad médica para faltar al trabajo, el respaldo de un seguro de salud apropiado y deben llenar todos los requisitos necesarios para tener acceso a las facilidades sociales por su incapacidad.

Para los médicos y el seguro social debería ser igual si se tratara de un paciente que cree o deja de creer que el deterioro de su salud se deba a cambios de naturaleza espiritual. En esta situación, la
tolerancia de ambas partes puede ayudar mucho más que las palabras agresivas.

Sin embargo, sería ideal que los trabajadores de Luz consultaran a los pocos médicos que ya han encontrado su entrada al camino espiritual. Aun cuando deben entender que también ellos deben atenerse al sistema médico actual para poder acceder a las ventajas que brindan las instituciones.

La Terapia. Como ya lo expliqué, la medicina moderna no conoce ninguna terapia apropiada para curar el CFS, tampoco, en mi opinión, es posible cancelar el Proceso del Cuerpo de Luz. Solamente pueden aliviarse algunos de los síntomas.

Se pueden emplear algunos medicamentos suaves para reducir el dolor y a veces tratar el insomnio. Lo importante es que estos remedios no impidan el transcurso del proceso, o lancen al paciente de vuelta a un nivel ya superado. Esto ocurriría, por ejemplo, cuando se emplean altas dosis o prolongado uso de somníferos, fuertes medicamentos para el dolor, la depresión y psicofármacos. Si se ve la necesidad de emplear este tipo de medicinas, entonces debe tenerse cuidado de emplearlas solo por un tiempo muy corto.

Los dolores, contracciones musculares y bloqueos deben tratarse con métodos que apoyen la circulación de la energía y que promuevan el adelgazamiento y la limpieza del cuerpo. Es conveniente aquello que conduzca a incrementar la paz interior y apoyar la serenidad del ser.

No se trata de pacientes. La palabra paciente tiene la connotación de alguien que carece de algo. Los seres que han entrado ya en el Proceso del Cuerpo de Luz no son pacientes. Les perjudica creerse enfermos y pensar que son víctimas de algún elemento exterior que provocó su enfermedad. Ayuda en cambio la actitud de entrega. Recuerden que con quejarse y lamentarse solo logran bajar la frecuencia de vibración (y lo que les ayudaría sería subirla).

También es aconsejable, para los trabajadores de Luz, el que investiguen publicaciones científicas sobre el CFS y que pidan información a sus médicos. Lo que nunca deben hacer es asumir el papel de víctimas y dejarse llevar por la desesperanza. (Nota MD: Eso es lo que hacemos cuando llamamos a esto: “mi enfermedad”).

Dos preguntas

Hay dos preguntas muy significativas que es preciso contestar antes de terminar.

1) ¿Son todos los pacientes de CFS Trabajadores de Luz? Acá quiero que se me aclare específica-mente sobre aquellos pacientes que todavía no han entrado en la espiritualidad y no tienen una visión espiritual de su enfermedad.

2) ¿Por qué no todos los Trabajadores de Luz están con CFS ni experimentan sus síntomas?

Todos los pacientes de CFS son trabajadores de Luz. (Ver artículo) En el sentido más amplio, todos los hombres son Trabajadores de Luz. Porque sus cuerpos son Sistemas de Transformación Multidimensional para la conversión de la energía oscura (pesada) en energía de luz. Gracias a la nueva estructura energética alcanzada por el planeta los hombres cada día que pasa serán transformadores más poderosos y efectivos.

Viéndolo de esta manera todos los pacientes de CFS son Trabajadores de Luz. También lo son si se mira con el criterio de que las diferencias entre un Trabajador de Luz y otro son solo de grado, y lo que varía es la intensidad en la vibración del aura. Esta explicación puede ampliarse con la lectura del libro “El Cuerpo de Luz”.

Hay Trabajadores de Luz que simplemente no han despertado a lo espiritual y que ignoran que son Luz condensada y que en algún momento podrán trasmutar esa Luz concentrada en una frecuencia de Luz más sutil. Ellos todavía no están abiertos a las cosas espirituales, sino todo lo contrario, se irritan con el tema. A pesar de eso el programa del Proceso del Cuerpo de Luz ya está operando en ellos. (MD: Están viendo los síntomas?)

Es importante advertir que estos Trabajadores de Luz no es que posean un alma menos desarrollada espiritualmente que los otros. Sí es posible que ese paciente de CFS, todavía dormido al mundo del espíritu, albergue un alma muy avanzada.

Primero los temas de la Tierra. El despertar espiritual y el Proceso del Cuerpo de Luz no se producen en todos los hombres al mismo tiempo, y si se suceden paralelamente, no se dan con idénticas combinaciones, secuelas e intensidad de las mismas. Todo depende de la intención del alma.

Puede ser que un alma, que lleva muchas encarnaciones donde la espiritualidad ha dominado, decida que en esta solo trabajará con los temas de la Tierra. Escogerá entonces vivir la sexualidad, la reproducción, la supervivencia y la afirmación de sí misma trabajando los miedos y percepciones defectuosas. Para lograr esta meta esa alma prepara su cuerpo y sus chacras de modo que la conexión espiritual permanezca cerrada por largo tiempo. Solamente cuando logra sumar suficientes experiencias en los mundos inferiores comienza su trabajo de transformación hacia la síntesis y la Unidad. Entonces puede, según las circunstancias, repentinamente dejar de lado sus intereses materiales.

También puede ocurrir lo contrario.

Un Trabajador de Luz ha dormido por largo tiempo, pero en el momento en que la Luz del alma comienza a circular, repentinamente, como un tren expreso ruge, y dejando atrás su vida anterior avanza para descubrir el paisaje y el camino espiritual que le corresponde. Enfoque de la enfermedad – Cuando se tiene una actitud interior de esperanza y de plena confianza, se puede aprender a lidiar con los síntomas del CFS en una forma positiva. Esto ayuda al proceso en una forma más efectiva. En la práctica, aquellos pacientes de CFS que sienten gratitud hacia su enfermedad, porque les ha hecho despertar al mundo espiritual, desarrollan una actitud ante la vida completamente nueva y encuentran la satisfacción de alcanzar su paz interior.

La segunda pregunta:

¿Por qué no todos los Trabajadores de Luz, que han estado en el Sendero Espiritual por largo tiempo, desarrollan los síntomas del proceso del Cuerpo de Luz, o sea enferman de CFS?

La única respuesta posible es: Esperen un poco. Todavía no ha llegado completamente el anochecer! Tarde o temprano cada uno comenzará a sentir los síntomas. Luego, cuando ese alguien haya desbloqueado sus Chacras, y al mismo tiempo haya transformado el material de su Ego, llegará el nuevo día, entonces integrará en su ser un nivel más alto de consciencia.

Explicación

1) En la década de los 70 la Tierra comenzó a ser bombardeada por altas frecuencias de Luz. Antes de eso estaban activas solamente las frecuencias de onda correspondientes a la tercera y la cuarta dimensión del espectro de color. Las nuevas frecuencias más altas de Luz correspondían a los colores violeta-verde, turquesa, plateado, color cobre, color salmón y dorado. Estos rayos de color afectaron a los Trabajadores de Luz activando sus cinco chacras mas elevados situados en la cabeza y sobre ella.

2) Al Síndrome de Fatiga Crónica se le atribuyen otros nombres como: Síndrome de Agotamiento Crónico CES, o Síndrome de Cansancio Crónico CMS. Yo prefiero usar las iniciales porque se evita jugar con la energía negativa que implica el nombre clínico. Pero más adecuado todavía sería usar nombres como Síndrome Característico de los Mutantes, o Síndrome del Hombre Crístico. Se aceptan otras sugerencias.

Literatura – Existe mucha literatura sobre la Fatiga Crónica. También en Internet hay información abundante sobre el tema. Sin embargo la mayoría de estos datos solamente ofrecen la imagen clínica y escolástica de médicos y científicos. Para el lector que está interesado en el aspecto espiritual del proceso recomiendo un pequeño libro titulado “El Proceso del Cuerpo de Luz”. Con su lectura podrán empezar a considerar sus síntomas, no como enfermedad, sino como un proceso intenso de mutación hacia el hombre Crístico.

En esa misma línea recomiendo la lectura de: “The Chronic Fatigue Syndrome” (“El Síndrome de Fatiga Crónica”) de William Collinge. También ” Síndromes de Fatiga Crónica y Fibromyalgia” de Peter A. Berg.

Por Reindjen Anselmi”
Traducción del alemán por H. Galvis Ramírez
Editado por T. de Pablo ©

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: