INICIATIVA DE COHERENCIA GLOBAL, todos podemos participar

Publicado 25 febrero, 2013 por Ana Maria Peña

La Iniciativa de Coherencia Global es un proyecto colaborativo de investigación con el Instituto HeartMath, la Dra. Elizabeth Rauscher y otros ingenieros y científicos para diseñar, construir y mantener un Sistema de Monitoreo de Coherencia Global (GCMS). El GCMS medirá directamente las fluctuaciones de los campos magnéticos generados por la Tierra y en la ionosfera.

La Dra. Rauscher, es una astrofísica de renombre internacional y científica nuclear, ha trabajado en instituciones como el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley y el Laboratorio Lawrence Livermore y es consultora regular para la NASA y la Marina de los EE.UU.A partir de comienzos de 1980, ella y su difunto marido, el Dr. William Van Bise, construyeron un sensible detector de campo magnético para monitorear el campo geomagnético y las pulsaciones y resonancias asociadas con excitaciones ionosféricas.

Su investigación ha dado lugar a algunos descubrimientos muy significativos. Por ejemplo, dos o tres semanas antes de los terremotos o las erupciones volcánicas, los campos magnéticos de la Tierra cambian, sugiriendo que un sistema de vigilancia con múltiples estaciones podría predecir los terremotos y las erupciones volcánicas. No sólo los Dres. Rauscher y Van Bise predijeron la cataclísmica erupción del Monte Santa Helena en Washington, en el año y medio después de la erupción, predijeron el 84 por ciento de la actividad sísmica que ocurrió dentro de un área de 100 millas cuadradas en torno a un único detector. Este resultado por sí solo justifica el desarrollo de un sistema de vigilancia mundial, pero hay aún más motivos importantes para hacerlo.

La comunidad científica está empezando a apreciar como los campos generados por los sistemas vivos y la ionosfera interactúan el uno con el otro. Por ejemplo, la Tierra y la ionosfera generan una sinfonía de frecuencias que va desde los 0,01 hertzios a los 300 hertzios, y algunas de los grandes resonancias que se producen en los campos de la Tierra se encuentran en la misma gama de frecuencias que las del corazón humano y el cerebro. Aunque los investigadores han estudiado algunas de las posibles interacciones entre los campos de la Tierra y la actividad humana, animal y vegetal, los científicos apenas han escarbado la superficie de lo que puede lograrse con algo tan sofisticado como el Sistema de Monitoreo de Coherencia Global.

Pero ya han surgido una serie de importantes conclusiones. Por ejemplo, los cambios en el campo magnético terrestre se asocian con cambios en el cerebro y la actividad del sistema nervioso; el rendimiento de los atletas, la memoria y otras tareas, con la sensibilidad en una amplia gama de experimentos de percepción extrasensorial, con la síntesis de nutrientes en plantas y algas, con el número de informes de violaciones de tráfico y accidentes; con la mortalidad por ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, y la incidencia de la depresión y el suicidio. Es interesante notar que los cambios en las condiciones geomagnéticas afectan los ritmos del corazón más fuertemente que todas las funciones fisiológicas estudiadas hasta ahora.

También hay evidencia de que en algunos casos de que las ondas cerebrales de la gente pueden sincronizar con el ritmo de las ondas electromagnéticas generadas en la ionosfera de la Tierra. Cuando las personas dicen que “sienten” un terremoto u otros eventos planetarios, tales como cambios climáticos, es posible que puedan estar reaccionando a las actuales señales físicas que se producen en los campos magnéticos de la Tierra antes del evento.
Si bien no es difícil concebir que formas de vida arraigadas en los campos magnéticos de la Tierra podrían verse afectados modulaciones en estos campos, es una propuesta de mucho mayor alcance sugerir que los campos de la Tierra pueden ser influidos o modulados por las emociones humanas.
Más allá aún, los investigadores de la GCI (Iniciativa de Coherencia Global) teorizan que cuando un gran número de seres humanos responden a un evento mundial con un sentimiento emocional común, la respuesta colectiva puede afectar la actividad de los campos magnéticos de la Tierra.

En los casos en que el evento evoca respuestas negativas, esto podría ser considerado como una onda planetaria de estrés, y en casos en que se crea una onda, se podría crear una onda de coherencia global. Esta perspectiva es apoyada por la investigación de Instituto de HeartMath, que ha demostrado que las emociones no sólo crean coherencia o incoherencia en nuestros cuerpos, sino que al igual que las ondas de radio, también se irradian hacia el exterior y son detectadas por los sistemas nerviosos de los demás en nuestro entorno.

Ahora está claro que nuestro sistema nervioso detecta estas ondas electromagnéticas generadas por otros en nuestro entorno, pero también hay evidencia de un efecto mundial, cuando un gran número de personas crean olas salientes similares.
Por ejemplo, la investigación realizada por Roger Nelson y su equipo en la Universidad de Princeton para el Proyecto Conciencia Global utilizó una red mundial de generadores con números aleatorios. Sus resultados han proporcionado pruebas convincentes de que la conciencia humana y la emocionalidad crea o interactúa con un campo global, que afecta a la aleatoriedad de estos dispositivos electrónicos. El mayor cambio en estos generadores se produjo durante los ataques terroristas al World Trade Center el 11 de septiembre de 2001. Aún más intrigante es el hecho de que los generadores fueron significativamente afectados unas cuatro a cinco horas antes del ataque, lo que sugiere una intuición colectiva de todo el mundo acerca del inminente evento (ver Figura 1)


El Sistema de Monitoreo de Coherencia Global medirá directamente el campo magnético del planeta, que postulamos debería ser mucho más sensible a los efectos de las interacciones del colectivo humano basadas en la emoción que otros tipos de detectores. Por ejemplo, dos satélites espaciales meteorológicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), que monitorean los campos magnéticos de la Tierra, también mostraron un importante repunte en el momento del ataque del 11 de septiembre y por varios días, indicando la onda de stress posiblemente causada por modulaciones en el campo geomagnético creada por la emoción de la masa humana (véase la figura 2).

El Sistema de Monitoreo de Coherencia Global establecerá una red mundial de estaciones de sensores para medir las fluctuaciones en el campo geomagnético de la Tierra con los siguientes fines:

1.- Verificar el grado en que se reflejan y predicen los terremotos, las erupciones volcánicas y otros eventos energéticos basados en patrones específicos de actividad en la dinámica de los campos magnéticos terrestres.

2.- Examinar en qué grado existe una resonancia energética entre el campo magnético terrestre y los ritmos del corazón humano y la actividad cerebral.

3.- Examinar la influencia de los campos magnéticos de la Tierra en los patrones del comportamiento colectivo humano.

4.- Examinar en qué grado la resonancia emocional del colectivo humano, en respuesta a eventos masivos de importancia emocional común, se refleja en la actividad del campo magnético terrestre.

Creemos que el Sistema de Monitoreo de Coherencia Global puede facilitar una mejor comprensión de las interacciones mutuas entre los seres humanos y nuestro medio ambiente global.
Mucho más importante, sin embargo, es obtener la colaboración de los individuos y grupos de personas para establecer y amplificar campos coherentes que interactúen con los ámbitos planetarios, ayudando así a establecer una Coherencia Global.
Por ejemplo, cuando un desastre haya devastado un área, la comunidad GCI será alertada para enviar cuidado coherente desde el corazón hacia esa área por un determinado período de tiempo para ayudar a reducir el sufrimiento y la negatividad. Consideramos que las intenciones coherentes tienen un impacto positivo, pero esto no ha sido científicamente demostrado. Proporcionar prueba de esto es una de las metas del proyecto. Los investigadores utilizarán los datos recogidos por el GCMS para investigar a través de estudios controlados, cuales son los efectos de una coherencia aumentada en los campos magnéticos de la Tierra y si esto se traducirá en mejores resultados sociales y de salud. La Comunidad de Coherencia Global recibirá la información sobre los resultados.

¿Y quién organiza esta iniciativa?

Gregg Braden, un renombrado geólogo y escritor que desde hace más de 20 años trabaja uniendo ciencia y espiritualidad.

Entre sus escritos más conocidos se encuentra El Código Isaías. El año pasado hice una presentación que hoy ronda por internet con muchas recomendaciones, así que si desean verla, aquí se las dejo:
http://www.slideshare.net/Samara/e-f-e-c-t-o-i-s-a-i-a-h?from=ss_embed
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: