UN POCO DE PSICOLOGÍA PUEDE SALVAR MÁS VIDAS QUE LA MEDICINA CONVENCIONAL

Publicado 12 noviembre, 2012 por Ana Maria Peña

Por Laura Guzmán

Tiene orígenes italianos este profesor belga que nunca utiliza las palabras enfermedad, curar, o pacientes, porque -según él- no existen enfermedades, sino estados de ánimo por alteración de la bioenergía, el “Chi”, la energía vital que generamos con nuestros pensamientos. En Bélgica, Holanda y Gran Bretaña lo llaman “The Miracle Worker”. Se trata de Alessandro Di Masi.

Tal vez no hacen faltas curas, sino información causal afirma Alessandro. Dice no tener pacientes, sino más bien “im“-pacientes, personas que como ya lo han probado todo sin encontrar soluciones, se abren a la idea de que puede haber “algo más” y que -además- es accesible a todos.

Para sanarse definitivamente, la persona debe ser provista de la información esencial sobre la causa de su malestar, síntoma o disonancia. Con la técnica naturopática y la filosofía que desarrolló, la SANERGÍA®, combina dos sesiones de energías, sin contacto físico, con una hora de asesoramiento en busca de la causa del problema con el fin de evitar recaídas. Los resultados con patologías consideradas incurables son asombrosos. El conjunto completo se llama “La Conexión Sanergética®”.

Ni medicina, ni terapia

Para Di Masi, la Sanergía no tiene que ver con la medicina. Cuando una persona cree realmente estar enferma y cree en los médicos debe ir al médico.

Dice Di Masi: -“Los médicos me salvaron la vida dos veces; lo confirmo en mi libro. Mi hija es doctora, trabajo con médicos, les frecuento, son amigos, me enseñan mucho y juntos reconocemos sus límites y los nuestros. En la formación médica falta claramente el enfoque psicológico y metafísico. En las facultades de medicina NO se les enseña a identificar las causas de los síntomas.

“No quiero ir al hospital…”

Seguro que todos conocemos a alguna persona que no ha ido nunca al médico y que lleva una vida normal y saludable sin la ayuda de pastillas, pinchazos, análisis clínicos, vacunas, radiografías o encefalogramas. Quienes así obran es porque confían más en la propia capacidad auto-sanadora de su cuerpo o el poder de su convicción, que en la ciencia médica. Uno se enferma por culpa de sus convicciones, como puede salvarse gracias a sus convicciones. Lo que crees, creas.

No olvidemos que el hombre sobrevivió 300.000 años con solo agua, bioenergía y productos de la naturaleza.

Somos Energía y Vibración

Somos un conjunto de átomos, electrones y otras partículas subatómicas cargadas de energía. Ya desde Hermes Trismegisto sabemos que todo “vibra”. Esta vibración se puede reprogramar con -literalmente- inteligencia. Según el profesor Masaru Emoto (El Poder Curativo del Agua – Ed. Obelisco), todo lo que sabemos activa nuestras creencias y las creencias programan el agua (más del 70% de nuestro cuerpo es agua). Esta vibración informa al agua y retransmite nuestra vibración a nuestro alrededor.

La manera en la cual nos han educado creó nuestro programa vibratorio y nuestro estado de salud. Nuestro futuro está en las convicciones que tenemos en este preciso instante.

LG – ¿Estos movimientos energéticos que Usted aplica sobre un cliente sirven realmente?

Di Masi – Hemos desarrollado estos gestos analizándolos con sistemas de vídeo-grabación del aura (*), hasta obtener un conjunto de figuras que -diseñadas sobre una persona- equilibran completamente su cuerpo energético con solo dos sesiones -en dos días consecutivos- de menos de veinte minutos cada una (**). Nuestra “intención”

común promueve el resultado.

 

LG -¿Y cualquier persona obtendrá los mismos resultados?

Di Masi – Exacto. Repitiendo las figuras, se transmite toda la información y toda la intención que se puso en marcha en la creación del mismo. Obtendrán el mismo resultado una estudiante, un desempleado, un psicólogo, un ama de casa o un oncólogo.

LG-¿Se interesan los médicos en su técnica?

Di Masi – Considerando las llamadas, e-mails y participantes a nuestros cursos, creo que… todos. Puesto que siempre habrá algún dinosaurio o algún colegio de médicos rígido que continúa costando vidas por sus fanáticos y desfasados principios de obediencia a códigos arcaicos. Hay extremistas en todas las doctrinas… Los médicos son muy conscientes de que el presupuesto de ‘Sanidad’ es insostenible, como lo es el desmesurado derroche en fármacos. España es -pro cápito- el tercer consumidor de medicamentos en el planeta. Aquí mueren de cáncer por ignorancia 1/3º de la población (el 9% son niños), cuando en Asia el porcentaje se reduce a 1/84ª parte de la porblación. Un médico que no quiere mejorar los resultados es un irresponsable, por no decir un criminal. Curar a la población es sanar la economía. Sanar la nación es Sa-“Nación”. Los enfermos cuestan a los contribuyentes, la gente sana trabaja, paga impuestos y beneficia a la sociedad.

LG – Unos médicos reputados afirman que lo que usted dice al ‘cliente’ consigue un efecto placebo…

Di Masi – Si afirman esto, afirman indirectamente que reconocen nuestros resultados… Es una hipótesis que merecía nuestra consideración. Sin embargo obtenemos los mismos buenos resultados, y a menudo más rápidos con niños, caballos, árboles… Con ellos no hablamos, así que no es sostenible la tesis única del placebo.

Gracias a los avances en medicina técnica (cirugía, reparación del cuerpo humano) y a una alimentación variada, hemos logrado alargar considerablemente la esperanza de vida. Si conseguimos reconciliar a la ciencia médica con el saber ancestral, seremos mucho más longevos y saludables todavía. Y estamos en ello. Al menos, así lo dicen las estadísticas, ya que más del 13 por ciento de los adultos en nuestro país jamás han ido al médico en los últimos veinte años, y la mitad de la población entre 20 y 40 años afirma haber acudido más de una vez o frecuentemente a consultas de especialistas en técnicas o medicinas naturales. Por algo la Declaración Universal de Derechos Humanos permite a cada individuo la libertad de creer en lo que le dé serenidad y de elegir la forma en la cual quiere ser sanado.

LG – ¿Afirma usted que ningún medicamento cura?

Di Masi – Hay profesionales más calificados para afirmarlo. Leí en una seria revista médica española (*) que la mayoría de los productos farmacéuticos se limitan a engañar al cerebro paliando los síntomas de las enfermedades. En realidad no curan. Es decir, que el paciente desinformado, no notando más síntomas, cree que se ha curado y continúa repitiendo los errores que justamente le provocaban el malestar. Al cabo de un par de horas o días vuelve el dolor, y la persona periódicamente toma la medicación hasta crear el hábito de tomar fármacos continuamente o de manera preventiva.

El razonamiento más común es: “Si me lo ha prescrito el médico, es que debe ser bueno”. No hay que olvidar que el 35 por ciento de los pacientes ingresados en los hospitales son víctimas del abuso de fármacos. En más de una ocasión es inevitable y aconsejable tomar medicación, puesto que el alivio ayuda a sanarse, y permite al cuerpo regenerarse con más serenidad, pero hay que evitar acostumbrarse a ella. No olvidemos que en inglés los medicamentos son “drugs”, que, traducido, significa “drogas”, productos que crean adicción.

A menudo las enfermedades más serias remiten espontáneamente cuando la persona es provista de la correcta información. Estamos en la era de la información… (*DSalud o Discovery Salud)

Sanergía y las nuevas técnicas energéticas

Cuando un terapeuta desprende sabiduría, seguridad, armonía, y es capaz de visualizar los objetivos, tanto suyos como los de sus clientes, su clientela se multiplicará a consecuencia de los resultados obtenidos. Desde hace siete años, el explorador neurocientífico Alessandro Di Masi y los Sanergistas de 18 países están aplicando la física cuántica al ámbito del bienestar, obteniendo resultados que se acercan al cien por cien de buenos resultados; mientras que de los hospitales solo el 14 por ciento sale completamente sano y el alarmante 33 por ciento en peores condiciones, según cifras de los Ministerios de Salud de la Comunidad Europea.

Laura Guzmán

(**) Conferencia con demostraciones en Barcelona (entrada gratuita – res. TEL 636072158) 14 de diciembre 2012 y cursos en los 4 días siguientes.

Durante sus conferencias y sus cursos, Di Masi muestra estas grabaciones (*) en gran pantalla, incluso una ecografía en vivo con la eliminación de un cáncer en tres minutos). El aforo puede participar en experimentos físicos alucinantes que infringen todas las leyes físicas abriendo al espectador una nueva visión sobre sus propias capacidades cerebrales. Los milagros serán “hechos científicos” no explicados, lo que no impide que cualquiera pueda realizarlos. (* http://www.sanergia.com/index.php?pagina=9)

(*) Alessandro Di Masi, autor del best-seller “El Creador” (ediciones Natural www.elcreador.eu), es director del Centro de Investigación Bioenergética (CIBE) de Girona. Reúne en su centro toda la información encontrada en todo el planeta sobre técnicas con energía vibracional, intercambiando los resultados de sus estudios con varias universidades en España, Inglaterra, Bélgica. EEUU  y Canadá con los cientos de Sanergistas que formó en todo el planeta. Cuatro días al mes tiene consulta en Figueres.

En su Academia de Sanergía (Madrid, Barcelona, Figueres) enseña -en solo cinco días- la técnica naturopática llamada SANERGÍA (info:

http://www.sanergia.com).

Artículo para la revista Psicología Práctica Diciembre 2012

Laura Guzmán

lauraguzmn@ymail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: