ADULTOS DESPIERTOS FORMAN NIÑOS SEGUROS

Publicado 17 abril, 2012 por Ana Maria Peña

Los niños casi siempre nos muestran la Verdad. Cuando no lo hacen es porque nosotros, los adultos de su entorno más próximo, le impregnamos de nuestras dudas y miedos. En líneas generales el niño muestra sus emociones libremente, pero es especialmente cuando muestra Alegría y Confianza Incondicional con la Vida cuando a los adultos nos conecta con una Dimensión que sabemos conocida pero perdida.

Cuando un bebé o niño pequeño ríe todo el mundo a su alrededor ríe, porque su risa desborda y contagia, es un vibración muy poderosa. ¿Donde está ese Poder? Si es un niño pequeño ¿como hace para provocar esa reacción positiva en cadena?. Su poder reside en la vibración que posee detrás de esa risa, es una energía libre de preocupaciones y ataduras, ¡¡ES UNA RISA LIBRE!! No se ríe para quedar bien con alguien ni porque haya algo tan divertido sino porque ES FELIZ. no necesita TODAVÍA ningún elemento ni cosa externa para “divertirse” Sólo es FELIZ!! Está manifestando la verdadera Esencia del Ser. Algo que tenemos TODOS, pero que olvidamos en el transcurso de una enloquecida carrera detrás de status, riquezas y amores imposibles..

Olvidamos lo esencial y no lo sabemos. Nadie enseña esto en los colegios ni en las universidades, porque el saber del afuera y el rendimiento académico ocupan mayoritariamente el tiempo de éstas instituciones.

Todos sabemos y hablamos de que en estos momentos en el mundo reina el caos, la corrupción, el descontrol, la violencia y nos quedamos allí, frustrados, impotentes, creyéndonos victimas de una realidad desbordante. Creemos que todo eso pasa allí afuera y que no podemos hacer nada o muy poco. En ningún momento pensamos que somos parte de éste mundo, que cada día agregamos nuestra importante cuota al malestar o al bienestar de éste.

Lo de importante no significa soberbia sino una realidad. Nos han hecho creer que la IMPORTANCIA del ser humano se cifra en una cuenta bancaria, en un status social y todas las consecuencias que provienen de estas condiciones. Esto pertenece al Estar en el Mundo y no al Ser en el Mundo. Lo primero significa pertenecerle y lo segundo es Ser, más allá de las circunstancias y de nuestra condición económica, Esto no quiere decir que lo económico y las condiciones en las que me encuentro no existan, sólo que no son lo fundamental.

Y ¿qué tiene que ver esto con los niños? Todo. Así como pensamos que estamos aislados del mundo también lo pensamos de nuestro entorno, no se nos ha enseñado con suficiente énfasis que todo lo que pensamos, decimos y hacemos es importante y condicionante para las personas que están a nuestro lado. Fundamentalmente los que están en nuestro entorno más cercano: la familia con la que he vivido, con la que vivo, mis compañeros de trabajo, mis amistades.

Todo lo que pienso, digo y hago en esos contextos es absolutamente condicionante para el resto, lo quiera o no, me guste o no, lo crea o no.
Esto a su vez se multiplica cuando significo un modelo para los que están a mi lado y en esto nos involucramos no sólo los padres y sus familiares más cercanos, sino los educadores, más aún si el niño los quiere y depende de ellos, ya sea económica, emocional o académicamente.

La recreación de las conductas maternas o paternas que hemos emulado inconscientemente se hace evidente aunque no queramos y muchas veces se manifiestan más cuando más las intentamos erradicar. Esto muestra lo que ya tantas veces hemos escuchado; que las experiencias infantiles que vivimos hasta los 7 años, aproximadamente, son estructurales para nuestra psique: allí se conforma nuestra personalidad, además de las características innatas que traemos.

Lo que escasamente habremos escuchado y que, si lo hemos hecho. no le damos la magnitud que tiene, es que cada uno de nosotros tiene pensamientos, palabras y acciones con una vibración energética tan potente que creamos nuestra realidad. Así como el niño con la risa, tal cual.

Si esto fuera cierto ¿qué realidad estamos creando? ¿Y qué le estamos dando de beber y comer de nuestras creaciones a nuestros hijos? Frustraciones, dolores, culpas, placeres momentáneos y sucedáneos de sueños incumplidos.

En la medida que nos sintamos seres perfectos y completos, internamente satisfechos con Ser, podremos hacer lo que es nuestro proposito

FUENTE: Universo Holistico de Abril 2012 http://www.guiacieloytierra.com/index.php?id=5&z=191

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: